miércoles, marzo 13, 2013

LOS HUMANOS TENEMOS UN PRECIO


La Economía es esa terrible bestia negra que nos persigue como un fantasma, desde el mismo día que nacemos, cuando ya succionamos los recursos limitados de nuestra querida madre, cuando de adultos intentamos sobrevivir y finalmente cuando morimos siendo aun negocio para muchos. Parece ser que nos hemos convertido en simples variables económicas que juegan a disfrazarse de “humanos”  siguiendo las subidas y bajadas de los mercados. 

La Economía es la ciencia social que trata de administrar eficazmente los recursos limitados según las necesidades ilimitadas de los seres humanos, una afirmación muy lógica pero que no cuadra con la realidad que vivimos. Ahí es donde se produce el gran quid del desequilibrio: quien controla las necesidades y  recursos de este planeta, desestabiliza la balanza a su antojo.

La vida no es lo que debería ser. El gran dilema no está en las cosas en si mismas sino en las personas. El ser humano es un programa perfecto para ejecutar lo deseable y sus contrarios, una maquina genial capaz de pensar soluciones partiendo de la creación de problemas con el único de fin de obtener objetivos: poder, control, dominio y satisfacción sobre los demás. Establecido ese leiv motiv, el resto se auto construye por si mismo en torno a eso: consumismo, irresponsabilidad empresarial, poder publicitario, control de masas, guerras, lucha por la hegemonía energética, de los recursos naturales, de los alimentos, obtener el monopolio de la salud y la enfermedad, etc.

¿Es necesario vivir  bajo el peso enorme de esta gigantesca pirámide? De pequeños vemos la vida como un sueño, como un lugar bello, como un fragmento de tiempo en el cual todo parece moverse al ritmo de un vals. Pero cuando despertamos, el ensueño se resquebraja, vemos que los conejos son ratas y las nubes dejan de ser azucaradas. Simplemente, la creación deja de cuadrar. 

Cuesta razonar y comprender que toda esa compleja arquitectura de esfuerzos solo sirva para alimentar  economías de mercado, las ambiciones de una casta iluminada que controla el mundo. Este interesantísimo documental, te dejan ya clavado, la cabeza da vueltas como un tiovivo. Si no pensamos no somos capaces de vivir y, por tanto, no merecemos ser realmente HUMANOS.

KarlFM.-



Agradecimientos a

No hay comentarios:

Publicar un comentario