jueves, mayo 31, 2012

JEAN ZIEGLER, EL AZOTE DEL CAPITALISMO


 

El hambre es obra del hombre y puede ser eliminada por la humanidad.
Los amos del mundo deciden a diario quién va a morir de hambre y quien no.

El hombre que tiene hambre, que sufre hambre toda su vida, no puede ser un hombre libre; es esclavo de su hambre que le cierra los ojos, los oídos y el corazón. El hambre es un arma de destrucción masiva.

Jean Ziegler

Relator Especial de ONU para el Derecho a la Alimentación entre 2000 y 2008. Vicepresidente del Comité Consultivo del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU.
Miembro del Comité consultivo de Declaración Universal de Derechos Humanos.
Profesor de sociología en la Universidad de Ginebra y la Sorbona, París.
Doctor en Derecho y Ciencias Económicas y Sociales por la Universidad de Berna.


Jean Ziegler, critica mucho y lo hace desde dentro, siendo un gran conocedor de los problemas que azotan nuestro mundo. Por eso lo que dice debe ser escuchado, porque su voz clama verdades. Ziegler acaba de presentar su último libro, Destrucción masiva. Geopolítica del hambre, un libro que estremece los mismísimos huesos porque te coloca en ese punto donde la conciencia humana queda entredicha. Recomiendo la lectura de su anterior obra: Los Amos del Mundo y los que les Resisten (pinchar sobre este título y y podres leerlo en formato pdf).

KarlFM.- 


El problema del hambre es el escándalo del siglo. Según algunas cifras de la FAO,  en el año 2011, cada cinco segundos un niño de menos de 10 años muere de hambre; de los casi 7.000 millones de habitantes de la Tierra, más de 1.000 millones sufren permanentemente subnutrición. La FAO dice que la agricultura mundial podría alimentar a 12.000 millones de personas, casi el doble de la humanidad. Un niño que muere de hambre hoy en día es un asesinato. ¿Qué ha fallado y qué sigue fallando? ¿Qué falta? ¿Voluntad política?

Es un problema de acceso de alimentos. Vivimos un orden caníbal del mundo. El mercado alimentario está controlado por una decena de sociedades multinacionales inmensamente poderosas. Controlan el 85% del maíz, arroz, aceite ... Estos amos del mundo deciden a diario quién va a morir y a vivir. Fijan precios. Este poder debe ser controlado por los Gobiernos democráticos pero antes hace falta juzgar a los especuladores por crímenes contra la humanidad.

El problema de los que sufren hambre no es la disponibilidad general de alimentos en el planeta, sino su propio acceso a los alimentos, y esencialmente su falta de poder adquisitivo para comprarlos. El hambre estructural es la que mata cotidianamente debido a las fuerzas de producción insuficientemente desarrolladas en los campos del hemisferio sur. El hambre coyuntural, por el contrario, golpea cuando una economía se desploma bruscamente, a causa de una catástrofe climática o una guerra.

Podemos conseguir que los diputados reformen la ley sobre la Bolsa. Las Cortes pueden votar una línea suplementaria diciendo que está prohibida de modo absoluto la especulación sobre alimentación de base (maíz, trigo, arroz). Es técnicamente muy fácil. Y necesita una movilización popular. El dumping agrícola (exportar productos a precios bajos), la deuda externa, el robo de tierras, la especulación, los agrocarburantes ... asesinan a millones y millones de personas. Están hechos por el hombre y pueden ser quebrados por la contraviolencia del hombre. En una democracia.

Uno de los dramas principales es el precio muy alto de alimentos básicos  como el maíz, trigo y arroz. El vandalismo bancario, los grandes especuladores, los Hedgefunds, con su obsesión por el beneficio, han arruinado los mercados financieros del mundo. Los grandes hedge han migrado. Han ido a las bolsas financieras de materia prima, especialmente las agrícolas. Con beneficios astronómicos. Cuando los precios aumentan, la muerte se instala. Yo he dicho que necesitamos un nuevo Tribunal de Nüremberg para juzgar a los especuladores por crímenes contra la humanidad. Entre el hambre en el mundo y la criminalidad organizada hay una relación muy estrecha.

Los Estados industriales se endeudaron masivamente para refinanciar sus bancos … y han borrado o reducido fuertemente sus contribuciones al PAM, Programa Alimentario Mundial, encargado de la ayuda alimentaria urgente en casos de catástrofe climática o de guerra. En consecuencia: el Programa Alimentario Mundial no puede comprar suficientes alimentos para la ayuda urgente en caso de hambruna. La deuda es responsable de la destrucción de millares de seres humanos.

Existen medidas concretas que los ciudadanos de los estados democráticos europeos, podrían imponer de inmediato: prohibir la especulación en la bolsa de los productos alimentarios, hacer que se detenga el robo de tierras cultivables por las sociedades multinacionales, impedir el dumping agrícola, conseguir la anulación de la deuda externa de los países más pobres para que puedan invertir en la agricultura para la alimentación local, terminar con los agrocarburantes … Se puede obtener todo eso si nuestros pueblos se movilizan. Escribí Destrucción masiva. Geopolítica del hambre para fortificar la conciencia de los ciudadanos. Y lo repito, mientras discutimos todo esto, cada cinco segundos muere de hambre un niño de menos de diez años. Las fosas están allí. Y los responsables son identificables.


En España, Europa, Occidente ... el ciudadano teme ahora por sus ahorros, por el rescate de los bancos con su dinero. Es una vergüenza intolerable que en un país poderoso y democrático como es España, un sólo niño pase hambre, es impensable  que en España unos 2,2 millones de menores vivan por debajo del umbral de la pobreza.

La crisis va a progresar La primera reacción es protegerse. La segunda, intentar comprender y organizar la defensa colectiva. La crisis en España y en Europa es grave. Es terrible. Pero provoca una toma de conciencia. La gente quiere saber cómo es posible que se llegue a una situación así. Si esta investigación progresa, se descubre que entre los alimentos y e el enemigo es el mismo: la oligarquía financiera multinacional.

Necesitamos una insurrección de la conciencia para acabar con la dictadura mundial del capital financiero. Desde esta toma de conciencia puede nacer y va a nacer un frente común de solidaridad, de resistencia transcontinental. El Che decía: «Los muros más potentes se quiebran por fisuras». Ya se ven fisuras en todas partes.

El 15-M es muy interesante. El más interesante en Europa. La juventud es la esperanza de un pueblo. La insurrección de la conciencia se va a producir aquí, en Europa. Y España está a la vanguardia. El modelo quebró. Es el fin del capitalismo. La gente ya no quiere saber más de él: destruye naturaleza, hombres y democracia. Están amenazados.

¿Hacia dónde vamos? Una insurrección va a comenzar, eso es elemental. Pero el proceso revolucionario es muy misterioso. Sabemos el horizonte que queremos: sociedad de autosuficiencia alimentaria, de libertad individual, de igualdad, de Estado de derecho, seguridad ... Cómo llegar es el misterio. Antonio Machado, el gran poeta, escribió: «Caminante, no hay camino, se hace camino al andar».

La ONU es vista por muchos sectores como pura burocracia y poca capacidad de resolución. Eso es terrible. Es una ruina, algo trágico. La ONU no puede funcionar sin credibilidad. La única fuerza que tiene es la credibilidad moral, la fuerza de convicción. Y si la pierde, esto hace que sea impotente en la lucha contra el hambre y contra dictaduras, como la de Siria. Un ejemplo reciente: Roberto Flores, embajador de Honduras en Ginebra, es un golpista contra el régimen democrático de dos años atrás. Este embajador es una figura central en el Consejo de Derechos Humanos. Es el último escándalo, pero ha habido muchos otros. Esta situación explica la falta de credibilidad, y esto significa impotencia.

El oscurantismo neoliberal envenena la mayor parte de los gobiernos y una gran parte de la opinión pública.  Las 255 fortunas privadas más importantes del mundo suman, en conjunto, un billón de dólares, que equivale a la renta anual acumulada de los 2.500 millones de personas más pobres del planeta, es decir, el 40% de la población mundial.  Vivo en el país más rico del mundo, Suiza, cuya única materia prima es el dinero de los demás.  La ecuación es sencilla: quien tiene dinero, come y vive; quien no lo tiene, se queda inválido o muere. Toda resistencia a la privatización del mundo es anatematizada. Quienquiera que ponga en peligro la riqueza excepcional de los ricos se coloca ipso facto fuera del mundo civilizado. La ideología neoliberal colma de tranquilidad a los más pudientes. La individualidad civil no es otra cosa sino esa aventura en la que el ser afirma de forma plena su singularidad sin olvidar para nada sus subordinaciones para con el mundo. El hombre es el único sujeto de la historia, tanto de su historia propia como de la historia del mundo. Se produce entonces una regresión: el gladiador se convierte en la figura emblemática del modelo social dominante. El fuerte tiene la razón, el débil está equivocado.

El depredador es la figura central del mercado capitalista globalizado, su codicia es el motor. Acumula dinero, destruye el Estado, devasta la naturaleza y los seres humanos y pudre por la corrupción a los agentes de los cuales tiene necesidad entre los pueblos que domina. Mantiene sobre la tierra los paraísos fiscales reservados para su uso exclusivo. Fieles mercenarios y eficaces servidores de las órdenes de los depredadores son los bomberos pirómanos del Fondo Monetario Internacional, los fanáticos seguidores del Banco Mundial y los de la Organización Mundial de Comercio, todos ellos verdaderos Jinetes del Apocalipsis. Frente al Estado que agoniza ¿dónde se encuentra el sujeto colectivo que restaurará la exigencia del bien público y restablecerá los derechos de hombres y mujeres humillados? He aquí el gran dilema.

Jean Ziegler.-

2 comentarios:

  1. LO DEL HAMBRE EN EL MUNDO: SE PUEDE SOLUCIONAR CON BUENA VOLUNTAD, Y MENOS CORRUPCIÓN EN LOS GOBIERNOS DE LOS PAÍSES POBRES.

    ResponderEliminar
  2. Por mas buena voluntad que tengas algunos hombres, siempre existira la avaricia, la codicia y el abuso del poder, porque el mundo esta en las manos del INICUO.

    ResponderEliminar