domingo, octubre 14, 2012

LAS PESADILLAS GRÁFICAS DEL ALMA HUMANA, POR PETERIUS




No tengo idea de quien demonios es, dice llamarse Peterius o Peterio, un pseudónimo que oculta su verdadero nombre pero cuyo talento se manifiesta a la luz pública generando tenebrosas creaciones que asustan hasta al más loco de los transeúntes por la libre imaginación existencial; dicen que es polaco –curiosamente la mayoría de los grandes artistas surrealistas y conceptuales son de Polonia- pero poco más se sabe de este enigmático y genial artista. Todos sus trabajos se elaboran a partir del mismo motivo, un medio cuerpo de sí mismo que posteriormente cae bajo la manipulación en base a diferentes técnicas hasta conseguir diversos resultados sobre las múltiples emociones humanas; el mismo clasifica su trabajo como Photomanipulations.

No cabe duda de que estamos ante un excelente trabajo corrosivo del alma, férreas oxidaciones anímicas que surgen de algún espacio-tiempo del subconsciente colectivo absorbido como un sentir propio. Las entidades reflejadas te golpean la existencia como una pala llena de púas estallando en mil pedazos; son seres emanados de duras pesadillas, almas atormentadas que se escapan del hoyo oculto y afloran a la superficie para abofetear la realidad de uno mismo.Son monstruos de la deformidad, del clamor de las pulsiones reprimidas que vuelan por los espacios en blanco. Son bocas hambrientas que se abren para dejar exhalar las angustias, los miedos, el horror de la locura o la vaciedad social. Son manos que se cubren los ojos para no ver lo que una vez vieron y jamás olvidarán, que se arropan sobre el cuerpo como escudo protector ante el dolor que aprieta el corazón como un soplo gélido y mortal, Son cuerpos que serpentean dramáticamente como la cera derretida sobre su amarillento tronco bajo el calor de la llama incandescente.

Probablemente son viejos recuerdos tortuosos que permanecen en el gen arquetípico de un pueblo que ha sufrido las consecuencias de los más duros desastres sociales, como la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial y la posterior opresión soviética durante muchos años. Bajo este contexto y legado cultural de postguerra, la vanguardia polaca buscó reclamar un lugar en el campo del arte fotográfico usando varias técnicas (por ejemplo fotomontajes, experimentos químicos, y apropiación de imágenes). Lo que estaba en juego era por supuesto no solo una cuestión artística, sino también existencial y política, es decir, reinvertir el campo del arte hacia vías visuales surrealistas que reinventaran la realidad en si misma. Sobran más palabras, las imágenes hablan por si mismas. Como dicen los polacos … Miłej podróży (Buen Viaje).


KarlFm.-

















































No hay comentarios:

Publicar un comentario