martes, octubre 25, 2011

QUIEN MAL ANDA, MAL ACABA ... EL HOMBRE QUE QUIZÁS SABIA DEMASIADO


Otro dictador ha caído. El hombre que durante cuarenta años gobernó dictatorialmente a su pueblo y propagó la violencia y el terrorismo por todas partes, cayó supuestamente abatido por una bala de los rebeldes que, apoyados por Occidente, luchaban para terminar con la violencia y la corrupción que se había adueñado de Libia, y restablecer por fin todos aquellos los valores que Gadafi había pisoteado por décadas.

Las circunstancias de su muerte, a fecha de hoy, son todavía muy confusas y probablemente no se aclaren jamás, pero en boca de muchos queda aun esa sensación de que dicha muerte se trató de una ejecución sumaria en toda la regla, sin proceso ni posibilidad de defensa. Los dos vídeos tomados con teléfonos móviles que han aparecido en los medios de comunicación e Internet -uno con Muamar El Gadafi ensangrentado pero vivo y otro mostrándole completamente muerto- son ambos muy perturbadores. Hay quien busca rizar el rizo con esto y quizás buscar posibles culpables para lavarse las manos.


Gadafi se salvó de la humillación de tener que comparecer ante un tribunal internacional para responder por sus crímenes y la comunidad internacional ha perdido la oportunidad de impartir justicia, pero, como suele ocurrir con demasiada frecuencia, también se trata de un arma de doble filo ante la cual Occidente debe actuar con mucha prudencia a no ser que se desvelen sus artimañas. Muchos dictadores llegaron al poder apoyados por potencias occidentales y fueron mantenidos en su puesto, ejerciendo la misma violencia y corrupción, mientras fueran útiles. En el caso de Gadafi, se presume que habría tenido mucho que contar respecto a sus lazos con gobiernos que luego lo condenaron y que dicen defender los valores que el dictador violó. Una bala en la cabeza ahorró ese bochorno a un sistema que no solo dice ser el correcto sino que tiene la absoluta obligación de serlo y responder ante el mundo por ello.

Ahora la ONU pide esclarecer la muerte de Gadafi, una petición completamente absurda ya que es puro trámite de cara la galería. ¿Por qué la ONU no investigó el asesinato de ese posible Obama Bin Laden en Paquistán, por ejemplo? ¿por qué la ONU no investigó a fondo el asesinato de Salvador Allende en Chile, o la dudosa muerte de tantos hombres de Estado en el mundo entero? Aquí hay mucha tinta que escribir y mucho que callar y esconder, porque cuando se trata de cosas de Estado las artimañas son infinitas y más cuando están implicados los países más poderosos del mundo. Sea lo que sea, como dije ya en mis blogs acerca del asesinato de Bin Laden,muerto el perro se acabó la rabia” y con el todos los secretos se fueron a la tumba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario