sábado, febrero 26, 2011

SEBASTIAO RIBEIRA SALGADO: LOS ROSTROS DE LA MISERIA HUMANA


Son los rostros de la miseria humana, el alma de seres que viven por sobrevivir en las tierras más hostiles y complejas de la Tierra. Mientras una gran parte de la Humanidad vive pendiente de IPhones, de Visas Oro, del fashion de marca, del diseño más vanguardista o de comer exquisitas delicatessen en restaurantes chillout, otro mundo huele a escombros, a miedo, a  polvo incrustado en la piel que reflejan los surcos del dolor;  son almas devoradas por el hambre, por la sed, por las enfermedades, la explotación y las más duras  penurias que un ser humano es capaz de soportar. Las imágenes que presento a continuación reflejan esa otra realidad seca y quebrada que contrasta con la sociedad del ocio, el dinero y el poder.

KarlFM.-

Más que nunca, siento que solo hay una raza humana. Más allá de las diferencias de color, de lenguaje, de cultura y posibilidades, los sentimientos y reacciones de cada individuo son idénticos.

Todo mi trabajo está relacionado como si fueran distintos capítulos de una misma historia: mis fotografías de los campesinos latinoamericanos que luchan por la supervivencia; las fotografías del Sahel; las de los refugiados y poblaciones desplazadas; las de trabajadores ... son todas sobre seres humanos que luchan por su dignidad e intentan vivir mejor juntos. Intento ser coherente con este pequeño momento que me toca vivir en el planeta y, a la postre, mis fotografías son mi forma de vida.

Con el fin de la primera revolución industrial y la llegada de las nuevas tecnologías a la línea de producción, con la nueva organización de los factores de producción, los seres humanos y su forma de vida tradicional y sedentaria también empieza a transformarse. Millones de trabajadores pierden su trabajo debido a la producción masiva; los expulsan de las zonas agrícolas, de una región a otra. Y acuden a la ciudad en busca de trabajo. La mayoría de la población vivía en el campo, pero esto ha cambiado por completo: el mundo se ha vuelto urbano. Las ciudades como París, Nueva York y Londres son ciudades del pasado. Las ciudades del futuro son Bombay, México, Manila, Yakarta, São Paulo.

Hoy más que nunca, siento la unidad de la raza humana. A pesar de las diferencias de color, lengua, cultura y oportunidades, los sentimientos y reacciones de toda la gente son similares. La gente huye de las guerras para eludir la muerte; migra para mejorar su fortuna; construye nuevas vidas en tierras extrañas, y se adapta a las adversidades extremas … Tengo la esperanza de que, como individuos, como grupos, como sociedades, seamos capaces de pararnos a reflexionar sobre la condición humana en este cambio de milenio … En su forma más primigenia, el individualismo sigue siendo la causa de la catástrofe. Tenemos que crear un nuevo régimen de coexistencia.

El fotógrafo no es quien hace la fotografía, la imagen es mejor o peor en función de la relación que uno tenga con las personas a las que retrataPara mí, la fotografía es la percepción simultánea, en una fracción de segundo, de la significancia de un hecho y de la precisa organización de las formas que confieren a ese hecho su propia expresión. Todos somos el mismo pueblo... todos somos el mismo hombre, probablemente. Las imágenes que se muestran a continuación no pretenden dar una idea general de ningún país, pero me es bastante difícil afirmar que los sujetos retratados sean imaginarios y que cualquier parecido con otra persona sea mera coincidencia.

 Sebastião Salgado


Durante los inicios del año 2000, periodistas del New York Times y la escritora Susan Sontag criticaron las fotografías de Salgado. El fotografo fue acusado de utilizar de manera cínica y comercial la miseria humana, de exponer de manera bella las situaciones dramáticas corriendo el riesgo de hacer perder su autenticidad. Sus fotografías más conocidas podrían ser las realizadas en las minas de oro de Serra Pelada en Brasil. Suele fotografiar en blanco y negro con Leica.

Sebastião Salgado es un fotógrafo de renombre internacional que forma parte de la corriente de fotografía comprometida o sociodocumental. Instituciones de todo el mundo le han concedido los principales premios fotográficos y reconocimientos por sus logros. Nació en 1944 en Aimores (Minas Gerais, Brasil). Hijo de un ganadero, es el sexto de ocho hermanos y único varón de su familia. Sebastião Ribeiro Salgado estudió Ciencias Económicas en Brasil (1964–1967) y obtuvo la licenciatura en 1968 por la Universidad de São Paulo y la Vanderbilt University (EE. UU.). En 1971 concluyó su doctorado en Economía por la Universidad de París y trabajó como economista para la Organización Internacional del Café hasta 1973.

Tras pedirle prestada la cámara fotográfica a su esposa Lelia en un viaje a áfrica (1973), decidió pasarse a la fotografía y empezó a colaborar con la agencia fotográfica Sygma (1974–75) y luego con Gamma (1975–1979). Posteriormente, fue elegido como miembro de la cooperativa internacional Magnum Photos, y estuvo en dicha asociación desde 1979 hasta 1994. En 1994 fundó su propia agencia de prensa, Amazonas Images, que lo representa a él y a su trabajo. Vive en París con su esposa y colaboradora Lelia Wanick Salgado, quien diseñó la mayoría de sus libros.

 
 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario