viernes, febrero 25, 2011

ROGER WATERS: WIKILEAKS DISPARÓ LA REVOLUCIÓN DE TÚNEZ


Regresa The Wall. Roger Waters vuelve a la carretera con el álbum que compuso hace ya tres décadas cuando todavía formaba parte del mítico grupo Pink Floyd. Cuando lo escribió en 1979 se trataba de un álbum sobre él, su ex compañero Syd Barrett y el miedo, es decir, un álbum sobre una persona asustada que  construye muros a su alrededor porque cada vez tiene más miedo; esta vez, The Wall, trasciende los miedos personales y se adentra más globalmente en lo que sucede en el mundo con líderes que alientan a sus países a tener miedo de los otros y a construir muros frente a los demás. Una alegoría que Waters llevará el 29 y el 30 de marzo del 2011 en el Palau Sant Jordi de Barcelona con su nuevo tour llamado The Wall Live, un despliegue de tecnología que según las propias palabras de Waters es un espectáculo indescriptible que ya ha costado antes de empezar la astronómica cifra de 20 millones de dólares.

¿Cuál es la principal diferencia entre The Wall hace tres décadas y el de hoy?

RW: Antes The Wall era yo y mi historia y ahora es un microcosmos para preocupaciones mucho mayores sobre la posibilidad de vivir juntos y en paz. Hace ya 22 años en una entrevista hablaba de lo que significaría en el futuro el desarrollo de Internet, de las tecnologías de la comunicación, y me preguntaba si serviría para acercar a la gente e ir contra los regímenes tiránicos, o más bien, para controlar a la población como un Gran Hermano. Viendo lo que ha sucedido en Egipto o Túnez, lo que está  pasando en Bahréin, Irán, Oriente Medio, estoy contento de que por ahora la respuesta sea más la primera que la segunda. Espero que no haya demasiados muertos. Aunque sea sentado cómodamente en Nueva York, les envío mi solidaridad. Y me pregunto … ¿qué habría sucedido en conflictos como la Guerra Civil española si hubiera existido entonces Facebook?.

¿Quedan más muros?

RW: Sin duda y de muy diferentes tipos. Por ejemplo, hay muros informativos. Vivo en Estados Unidos, donde los gobiernos se ha esforzado por crear muros, por mantener la idea de nosotros y de ellos. Allí la información es principalmente otro programa de entretenimiento. Hay diarios serios, como The New York Times, pero la mayoría de la gente se informa por televisión, donde las verdades incómodas, desagradables, la realidad fea de la vida diaria, se esconde bajo la alfombra. Así se logra que en la democracia estadounidense la gente vaya a votar contra sus propios intereses económicos, votando a los republicanos porque sólo ven en los demócratas la aprobación del matrimonio gay. Desde luego, ese es un gran muro que debe ser derribado.

Quizá las redes también ayuden. Por eso es tan urgente e importante para la cultura estadounidense tener webs como Wikileaks. Y por eso el poder las ataca, intenta que no conozcamos la realidad y puedan seguir persuadiéndonos de votar ciertas cosas o de distrayendo la atención de lo que pasa. Está bien romper ese círculo, espero que no consigan destruir a Jules Assange ni a los otros creadores de Wikileaks y que nos puedan seguir iluminando un poco. En ese sentido, es muy interesante lo que ha sucedido en Túnez,  porque Wikileaks dio la información de la fortuna y los negocios de la familia de Ben Ali, el dictador, lo que hizo decir a mucha gente que ya era suficiente. El disparador de la revuelta fue Wikileaks.

¿Veremos algún día reunirse de nuevo a los Pink Floyd?

RW: Eso debe preguntarlo a David Gilmour, no a mí. No tiene nada que ver conmigo. Pero si me pregunta mi opinión al respecto, le diría que no lo creo. En cuanto a mí, habrá unas representaciones en versión semi escenificada de mi ópera Ça Ira. Y, por otra parte, ahora tengo mucho material para componer un nuevo álbum, aunque también es verdad que llevo diciendo eso mismo hace diez años.

Entrevista de Justo Barranco (La Vanguardia) a Roger Waters.
Febrero 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario