jueves, octubre 03, 2013

PSY WAR, LA GUERRA PSICOLÓGICA



“La manipulación consciente e inteligente de hábitos organizados y de la opinión de las masas es un elemento importante de una sociedad democrática. Aquellos que manipulan estos mecanismos desapercibidos de la sociedad constituyen el gobierno invisible que es el verdadero poder de nuestro país… Somos gobernados, nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos son formados, nuestras ideas son sugeridas mayormente por hombres que nunca hemos visto”.

- Edward Barnays

Cuando se revisa rigurosamente la historia moderna de la comunicación política y publicitaria vemos que hemos sido víctimas de un consistente esfuerzo de lavado de cerebro masivo. Existen argumentos sólidos para decir que la élite del poder —gobierno y corporaciones—  han orquestado una constante política de propaganda dirigida a manipular la percepción de las masas con el fin de mantener un sistema que les permita seguir incrementenado sus riquezas y, por ende, incrementando la desigualdad social.

Tres figuras centrales han formulado las bases de la propaganda en Estados Unidos: Ivy Lee, Walter Lippman y Edward Barnays. Los tres coinciden no solo en que la mente de las masas puede ser manipulada a través de la propaganda, sino que debe de ser manipulada, ya que las masas no son capaces de autogobernarse. Por esta razón debe de surgir un gobierno de una élite calificada que sepa dirigir al pueblo conforme a los intereses de “la riqueza de la nación”.

Esta propaganda masiva, organizada y distribuida fundamentalmente desde el gobierno y las grandes corporaciones, se ha vuelto más sofisticada al tiempo que la tecnología y la evolución de las supuestas ideas «democráticas». No nos damos cuenta que las noticias en muchos casos están producidas y pagadas con el fin de influir nuestra opinión.

“La democracia es la superstición de nuestros tiempos”
Jorge Luis Borges

La democracia crea la ilusión de que es el pueblo el que elige  a sus gobernantes, que estos los representan y deciden por ellos y la caridad le da a la gente lo mínimo para que mantengan el "status quo" y no se levanten de forma violenta.

Una persona común y corriente no quiere ir a la guerra, no quiere que sus amigos y familiares vayan a la guerra, para convencerlos es necesario recurrir una poderosa artimaña de persuasión. Actualmente la propaganda se ha vuelto parte intrínseca de las noticias que se consumen en el mundo a través de grandes conglomerados de medios.


 

Agradecimientos a

No hay comentarios:

Publicar un comentario