lunes, septiembre 03, 2012

ALIMENTOS TRANSGÉNICOS. QUÉ SON Y POR QUÉ REPRESENTAN UNA AMENAZA



LOS PRODUCTOS DE MONSANTO HAN SIDO PROHIBIDOS EN POLONIA, BÉLGICA, GRAN BRETAÑA, BULGARIA, FRANCIA, ALEMANIA, IRLANDA Y ESLOVAQUIA. EN ESPAÑA AUN SIGUEN VIGENTES.


La rama agraria del Sistema de Seguridad Social francés halló alrededor de 200 efectos adversos dañinos para el ser humano y el medioambiente. La lucha contra Monsanto continúa en muchos países, no solo por sus herbicidas sino también por el resultante, sus nocivos productos transgénicos: La India comienza a alzarse contra la corporación, cerrando drásticamente al agro-gigante bajo cargos de "biopiratería". Y Hungría, recientemente destruyó 1.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente. En España siguen permitidos los productos de Monsanto.

Hoy en día es difícil saber qué estamos comiendo. Las desventajas del sistema agropecuario actual están enmascaradas por la publicidad engañosa y por lo lejos que esta el sistema de nosotros; dónde y cómo se producen las materias primas; y por las transformaciones que pasan hasta llegar a nosotros. ¿Es saludable lo que llega a nuestras bocas?

Un transgénico u Organismo Modificado Genéticamente (OMG) es un organismo al que se le han manipulando sus genes con el fin de proporcionarle una característica específica.

La manipulación genética consiste en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo(bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el de otro. Por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva en España lleva genes de bacterias, que son capaces de producir una sustancia insecticida

El 90% del comercio de las semillas transgénicas esta controlado por la empresa norteamericanaMonsanto y es también de las mayores empresas que producen herbicidas para estos cultivos. El control de las semillas es un objetivo claro de las transnacionales, porque quien las controla, tiene la llave de toda la cadena alimentaria.

Plantas modificadas para resistir plagas, o con sustancias herbicidas han permitido un aumento en la producción de cultivos a gran escala y enriquecimiento económico de las empresas que las comercializan. En el siguiente nivel estarían las empresas que procesan los granos, Archer Daniels Midland (ADM), Bunge, GrupoMaggi, además de cría de ganado y procesado de carne como Cargill. El 90% de la soja transgénica que se planta en Sudamérica es para producir piensos y alimentar al  ganado europeo: carne barata con destino a los supermercados y restaurantes de comida rápida.

Cinco países producen el 95% de alimentos transgénicos:  EEUU, Argentina, Canadá, China y Brasil.  Desde que se aprobó en 1998, España es el único estado miembro de la UE que permite el cultivo del maiz transgénico MON810  a escala comercial.

Efectos no intencionados pueden ser parcialmente predecibles si se sabe dónde se inserto el nuevo gen, mientras que otros efectos son totalmente impredecibles debido al limitado conocimiento que se tiene sobre la regulación de los genes y las interacciones entre éstos.

Algunos de los efectos adversos encontrados para la salud ha sido la aparición de nuevas alergias, toxicidad renal y hepática. Especies transgénicas pueden reproducirse con especies salvajes creando nuevos especímenes,arriesgando la integridad de las especies naturales y nuestra alimentación.

Este hecho ya ha sido demostrado por David Quist e Ignacio Chapela en 2001 quienes publicaron en la revista Nature, cómo variedades naturales de maíz mexicano habían sido contaminadas con plantas transgénicas comprometiendo la integridad de la especie. El artículo fue retirado de la revista poco tiempo después debido a la polémica y a las discusiones surgidas con su publicación que Natureprefirió rechazarlo y mantenerse al margen. La primera vez en la historia de esta prestigiosa revista que se retracta de un artículo ya publicado y revisado, sospechoso ¿no?

Por si eso fuera poco, los herbicidas de amplio espectro que se usan para proteger los cultivos transgénicos matan indiscriminadamente todas las plantas, dejando intactas sólo las cosechas transgénicas (como ejemplo el Glifosato usado sobre cultivos de soja transgénica Roundup Ready creada por la empresa norteamericana Monsanto).

Sus efectos no quedan confinados a los campos de cosechas, su aplicación en forma de pulverización puede transportarlos hasta vegetaciones salvajes colindantes, especialmente cuando se emplean aviones de fumigación aérea o pueden ser transportados por la lluvia hacia los ríos diezmando peces y organismos acuáticos.

Esta destrucción innecesaria puede producir una alarmante disminución de la diversidad de la flora salvaje con consecuencias dañinas para insectos, aves y mamíferos que dependen de las plantas afectadas.

Donde crece soja transgénica se incrementa el uso de herbicidas y las cantidades totales aplicadas. Se espera un aumento del uso de herbicidas al desarrollar las malas hierbas una tolerancia al Roundup, tal como ha ocurrido en Argentina y EE.UU.

El cultivo de soja ha causado ya la deforestación de 21 millones de hectáreas de bosques en Brasil, 14 millones de hectáreas en Argentina y sigue en aumento.

Lo que se está destruyendo por la demanda mundial de soja barata es mucho más que uno de los hábitats más ricos en especies del planeta. Los científicos describen el bosque tropical más grande del mundo como el aire acondicionado del planeta: la humedad de la región es vital para la regulación del clima y los patrones de refrigeración de Sudamérica, y de todo el mundo.

En lugar de absorber y almacenar el excedente de CO2 procedente de la atmósfera, la Amazonia se ha convertido ahora en una fuente importante de contaminación por CO2 procedente de la quema de árboles y de la descomposición de la vegetación.

La deforestación para expandir cultivos como el de  la soja, conlleva el desplazamiento de comunidades y pueblos que dependen de los bosques. El bosque tropical les proporciona alimento y cobijo así como herramientas y medicinas. El avance de los transgénicos los ha expropiado de sus tierras.

Se sabe con certeza del uso de mano de obra esclava para limpiar bosque preparándolo para la agricultura. Las zonas de Mato Grosso y Pará, los dos estados de la Amazonia pioneros de la frontera de la soja, son responsables de más de la mitad de la mano de obra esclava de Brasil. Entre 2003 y 2004, el gobierno brasileño informó de la presencia de casi 8.700 esclavos en los dos estados.

Las semillas transgénicas estan patentadas, por lo que los agricultores tienen que pagar gran cantidad de dinero para adquirirlas y no pueden aprovechar las semillas de la siguiente generación.  Esto hace de los cultivos transgénicos, un sistema totalmente dependiente de la empresa productora y nada sustentable.

El maíz, la soja transgénica y sus derivados están presentes en más del 60% de los alimentos procesados como chocolates, papas fritas, margarina y platos preparados. Además, llegan a nosotros indirectamente, ya que la soja transgénica es convertida en piensos para alimentar al ganado. Ingredientes y aditivos de tener un origen sospechoso son:

● Soja: harina, proteína, aceites y grasas (a menudo se ‘esconden’ detrás de la denominación aceites/grasas vegetales), emulgentes (lecitina–E322), mono y diglicéridos de ácidos grasos (E471), ácidos grasos.

● Maíz: harina, almidón, aceite, sémola, glucosa, jarabe de glucosa, fructosa, dextrosa, maltodextrina, isomaltosa, sorbitol (E420), caramelo (E150), grits.

Evita comprar las marcas que los utilizan. Haz click en  La Guía  Roja y Verde de Alimentos Transgénicos de Greenpeace. La guía se ha hecho en base a los alimentos que se comercializan en España, pero también aparecen marcas multinacionales. Mira las etiquetas, en Europa es obligatorio etiquetarlos, pero no en todos los países, por ejemplo EEUU.

Siempre que puedas, adquiere alimentos ecológicos (orgánico o biológico) que te aseguran cultivos libres de transgénicos y responsables con el medio ambiente, tu salud y el bienestar animal.

Recomiendo el Documental El Mundo según Monsanto por la periodista Marie-Monique Robin. Documental que señala el peligro de los cultivos transgénicos para nuestra salud y el medio ambiente asi que cómo el fraude y la corrupción detrás de este sistema agrario. Se puede ver entero aqui:


Texto: Alejandra Goldenberg

No hay comentarios:

Publicar un comentario