domingo, junio 17, 2012

DANIEL ELLSBERG, EL HOMBRE QUE FUE DECLARADO COMO EL MÁS PELIGROSO DE NORTEAMÉRICA

Daniel Ellsberg, actualmente

 
Daniel Ellsberg, en los años 70

Hay muchos documentales que hablan de asuntos polémicos, reflexiones en torno a nuestro planeta y sistema de vida, de gobiernos a la sombra, de conspiraciones, alternativas de futuro, extraterrestres, illuminatis y otras sociedades secretas, pero ¿qué hay de cierto en todo ellos? ¿Cuáles son los que tratan los temas de forma inteligente, objetiva y con realismo, alejándose de las ideologías encubiertas, de lo extravagante o falso que tan solo buscan reconvertir a los ilusos en nuevos adeptos para divulgar sus fines? Es muy difícil averiguar la verdad al respecto, pero hay una cosa infalible,  y es reflexionar y usar el sentido común; es así como de desvela la verdad de la falsedad, la objetividad de la subjetividad, de lo realmente libre o lo hábilmente engañoso.

No cabe duda de que todo es posible, si nuestra civilización se ha sustentado en mitos y creencias acerca de un Dios todopoderoso, cualquier cosa, por fantástica que nos parezca, puede ser posible. De nada sirve creer en la Vírgen e ir a la iglesia y luego despreciar la existencia de vida extraterrestre o negar que, posiblemente, nuestra Humanidad fuese creada por "dioses" venidos de otra galaxia.  Tampoco es válido creer en los políticos y no dar crédito a que simplemente son títeres de invisibles manos que mueven los hilos del mundo y el destino de las personas. El mundo, el universo, son puros enigmas y nadie, aunque se acerque mucho a ellos, está en la posesión absoluta de la verdad, nadie tiene la clave de todos los enigmas que circundan la vida de los seres humanos. Todo es tan complejo que es factible de ser distorsionado, desacreditado o silenciado. Pero ante tales circunstancias, la mente se alza como único organismo capaz de desenmarañar toda la trama que envuelve a la sociedad, al ser humano y a su historia. Este documental es una aportación real al más al libre pensamiento, a una reflexión profunda de que las cosas muchas veces no son lo que desde el poder intentan hacernos creer y que en otra esfera existe realidades ocultas que, de saberse públiocamente, otro gallo cantaría, porque harían tambalear el crédito y los cimientos del poder y la sociedad tal como está hoy en día cimentada. El poder es un monstruo que se autoalimenta de su propia mentira, y el control de las cosas es su meta sin fronteras; a veces solemos olvidar que que vivimos de las propias falsedades que permitimos.

Durante los últimos cuarenta años, los gobiernos de todo el mundo, no sólo el de Estados Unidos, han engañado a sus ciudadanos, eso es algo que forma parte de su agenda diaria, de su modus operandi. Mentir forma parte de su juego y encubre sus verdaderos intereses; las guerras son, conjuntamente con otras actividades y sistemas financieros, trampas que manejan según  sus objetivos. Pero el de Estados Unidos no es el peor. Ojalá muchos países tuvieran la ley de libertad de acceso a la información que allá ordena , pasado un tiempo, desclasificar y hacer públicos numerosos documentos. Desafortunadamente, esa ley no ha sido suficiente para modificar su política externa ni su política interna. La guerra en Irak, basada en una vil mentira, es la mejor prueba de ello, y, probablemente, habrá otras. Algunos ciudadanos, decepcionados e impotentes, han sucumbido, en todo el mundo, a su propio cinismo. Su conclusión es que los gobiernos son corruptos pero nada hacen al respecto. Esta actitud los hace proclives a aceptar lo inaceptable; aceptar servir a un gobierno basado en los engaños.

KarlFM.-

*

Daniel Ellsberg supo de una trama secreta de decisiones erróneas y mentiras intencionadas que abarcaban las administraciones de cinco presidentes. Enfrentado a un dilema Ellsberg fotocopió 7.000 páginas de documentos reservados y los envió al New York Times y al Washington Post; lo hizo convencido de que la opinión pública debía saber lo que ocurría para frenar el tipo de acciones que provocaban muertes y sufrimiento a muchas personas. Cuando se publicaron los llamados Papeles del Pentágono (oficialmente conocidas como United States-Vietnam Relations, 1945-1967: A Study Prepared by the Department of Defense) en el año 1971, el mundo supo del doble discurso que sostenía una cosa mientras en las acciones se obraba diferente. El informe mostraba que la guerra estaba empantanada y tenía otros fines diferentes al discurso oficial. La reacción del gobierno norteamericano fue detener la publicación e iniciar una persecución salvaje contra Ellsberg Los medios reaccionaron iniciando un juicio por el derecho a publicar y, en un fallo histórico, la Corte Suprema ordenó que se reanudara la publicación. Desde la clandestinidad, Ellsberg siguió enviando información. Su valentía permitió que se produjeran hechos que finalmente terminaron una guerra y ayudó a fortalecer la democracia. Según Tom Wells, autor de la biografía de Ellsberg titulada Wild Man (New York: Palgrave Macmillan, 2001), el gobierno consideró que Ellsberg era un traidor y Henry Kissinger lo calificó como "el hombre más peligroso de América". Esta es su historia.


*


No hay comentarios:

Publicar un comentario