jueves, mayo 03, 2012

UN NUEVO PELIGRO AMENAZA CHERNÓBYL


 

La catástrofe de Chernóbyl fue un accidente tecnológico extremadamente complejo, ocurrido en una de las instalaciones más modernas y eficientes de su tiempo; muy alejado de las caricaturas –absurdas– que se suelen ver en los medios de comunicación. Sucedió como resultado de más de veinticuatro horas de manipulaciones insensatas, incluyendo cientos de violaciones del Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética y la desconexión de las defensas computerizadas que habrían evitado el desastre en varias ocasiones. En último término, fue un monumental error de un personal bajo presión y con cualificaciones inapropiadas, que creía saber lo que hacía y no supo sacar la pata una vez había comenzado a meterla; cosa extremadamente frecuente en muchas catástrofes tecnológicas y en el ser humano en general.


A pesar de que la tragedia de Chernóbyl parece ya cosa ya del pasado, la realidad es muy distinta y a la vez muy preocupante. El sarcófago que se construyó en 1986, en difíciles condiciones de trabajo, para contener las fugas de material radiactivo, sufre un serio desgaste por el tiempo por lo que presenta un riesgo de colapso real que, en caso de no solventarse adecuadamente, daría lugar a una emisión de polvo radiactivo al medio ambiente circundante, que llevaría a contaminar al personal de la zona. Se desconoce, a ciencia cierta, cuales serían las consecuencias reales fuera de la misma. Es por ello, que todos los organismos implicados en el tema, parecen estar comprometidos para evitar que esta ocurra. Siguiendo los planes establecidos según los protocolos de actuación internacional, los organismos comprometidos han decidido construir un arca de protección que se deslizará sobre el sarcófago antiguo a modo de doble capa. Esperemos que esta medida sea capaz de contener al monstruo radiactivo.

KarlFM

***

Tal como quedó la central trás la explosión del reactor 4

 
El reactor 4 de la central de Chernobyl, rodeado por el viejo sarcófago

Tras el desastre de Chernóbyl , dos programas diferentes fueron definidos: el primero tenía como objeto desmantelar la planta y, en particular la eliminación de las instalaciones de almacenamiento de combustible y la limpieza de la zona; mientras que la segunda tiene como objetivo construir un nuevo sarcófago o arca de protección para garantizar la seguridad incluso en caso de una degradación significativa del sarcófago actual.

Aunque no hay más actividad en el reactor, hay cantidades significativas de material radiactivo en la central de Chernóbyl, formado por el combustible nuclear de los reactores detenidos, el combustible fundido del reactor accidentado (el reactor 4) y diversos residuos radiactivos. El procesamiento y almacenamiento de estos materiales requieren un manejo cuidadoso en un escenario complejo y va a durar muchos años.

El programa de desmantelamiento se definió y ejecutó gracias al apoyo financiero de la comunidad internacional, a través del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y el programa TACIS, financiado por la Comisión Europea para el desmantelamiento de las unidades 1, 2 y 3. Varias instalaciones se están construyendo en el sitio para:

El almacenamiento de combustible gastado (almacenamiento en seco, que constará de dos edificios con capacidad 2.500 embalajes de combustible anuales).

El tratamiento de residuos sólidos y actividades relacionadas con reactores en funcionamiento y almacenamiento de los residuos finales producidos por estos tratamientos.

El combustible irradiado se almacena hasta ahora en los corazones de los tres reactores detenidos, y en las piscinas al lado de estos reactores en una instalación de almacenamiento antigua. El trabajo de las nuevas instalaciones se inició en 1999, pero se retrasó después de una revisión de los datos sobre las características del combustible, resultando en una nueva autorización para la construcción.

 La nueva instalación de almacenamiento en seco

La instalación para el tratamiento de efluentes líquidos

Basado en información de 2006, 26.000 metros cúbicos de líquido radiactivo y agua de las piscinas de los reactores están almacenados en dos tanques. El tratamiento de estos líquidos comenzará a realizarse durante los próximos diez años. (Sí, el accidente ocurrió en 1986 y está previsto su tratamiento en 2020).

Los residuos sólidos nucleares (de baja y media radiactividad) de las cuatro estaciones de la planta representan 2350 metros cúbicos, que contienen metal, hormigón, plástico, papel, madera. El tratamiento de estos residuos está previsto para un período mínimo de cinco años y comenzó en 2007 en una unidad de diseño especial.

EL PROYECTO SIP

Para reforzar el mantenimiento sostenible del sarcófago, el Proyecto Sip (Shelter Implementation Plan) debió haber comenzado en 1998 y llevaría un período de ocho años de trabajo a manos de un grupo de trabajo de expertos en seguridad nuclear de países del G7 y el gobierno ucraniano. Este proyecto plantea la construcción de un nuevo sarcófago (New Safe Confinement – NSC), cuyo concepto fue elegido en 2001. Su vida útil se estima en 100 años. El proyecto también establece el desmantelamiento de las estructuras inestables de lo que queda de la central actual como elementos de techos y algunas vigas de carga y acondicionamiento de residuos radiactivos.

Si la consolidación del sarcófago es tan importante es porque aunque la información oficial no lo cuente, el 97% del combustible irradiado se mantiene dentro del reactor. La información disponible es contradictoria, y es probable que esta tasa sea aún mayor y que la información que se da a la población tenga como finalidad tranquilizarnos (aún así, una fuente ucraniana de la investigación ha confirmado que sólo el 3% del combustible radiactivo se extendió por el mundo).

Se preveía inicialmente que el trabajo terminará en 2007, pero el plazo fue prorrogado hasta 2012. Ahora sabemos que el trabajo en el sarcófago comenzó en 2010, y se estima que pueda estar terminado en 2015. Como se puede ver en la página web de la central de Chernóbyl , el sarcófago está todavía en construcción.

FINANCIACIÓN PARA EL NUEVO SARCÓFAGO

Los fondos han sido aportados por los países occidentales y los organismos internacionales en proyectos en el marco del Memorando de Entendimiento firmado el 20 de diciembre 1995 entre los países del G7, la Comisión Europea y Ucrania. Casi el 60% del capital lo aportan los países de la Unión Europea a través de la Comisión Europea. La mayoría de estas donaciones, más de 910 millones de dólares, se utilizaron para financiar modificaciones técnicas del reactor Nº 3 detenido completamente el 15 de diciembre 2000, las instalaciones utilizadas en relación con el desmantelamiento de la central y el Proyecto de Mejora de la Seguridad o sarcófago.

El IRSN francés, en estrecha colaboración con su homólogo alemán la GRS (Gesllschaft für Anlagen-und Reaktorsicherheit), participa activamente en la ayuda proporcionada por los países occidentales, en primer lugar por la prestación de apoyo técnico para el regulador de Ucrania para las operaciones en el sarcófago y en el marco del desmantelamiento.

El proyecto se estimó en 1.540 millones de euros, pero el presupuesto original no tuvo en cuenta la inflación de los precios de los productos básicos. El 19 de abril de 2011, una conferencia en Kiev elevaba el coste a 740 millones de euros. Representantes de los países donantes se reunieron para una conferencia encabezada por el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich. También estaba el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso. Al final, los países donantes han decidido conceder 550 millones de euros para completar la construcción del arca. Eso deja a Ucrania en la necesidad de financiar 190 millones de euros.

EL ARCA DE PROTECCIÓN

La construcción de la nueva protección, conocida como Arca, ha sido confiada a Vinci y Bouygues, por más de 1,5 millones de euros (a partir de donaciones de 23 países y administrado por el BERD – Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo). Se trata de una contención, cuyo objetivo es aislar el viejo sarcófago agrietado, en la que pasará por un lector. El dispositivo consiste en un arco de metal de 23.000 toneladas, 108 metros de alto y 162 metros de largo. En última instancia, este arco va a ayudar a desmantelar el sarcófago de edad.

Texto: http://kerchak.com

 

 
Imágenes del Arca de Protección

 ****
 
VIDEO SOBRE EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DEL ARCA DE POROTECCIÓN (EN INGLÉS)


No hay comentarios:

Publicar un comentario