miércoles, mayo 02, 2012

ARQUITECTURAS DE ENSUEÑO, UN FUTURO POSIBLE



La arquitectura siempre ha formado parte de la necesidad humana, no solo para albergar y proteger a las personas y construir ciudades, sino como una extensión ilimitada de confort, diseño y fantasía, en todas sus funcionalidades y extremos. Desde la antigüedad, el ser humano no ha parado de generar estructuras diversas, desde las complejas pirámides, uno de los enigmas más misteriosos de la historia, hasta la imaginación paroxista de lo casi imposible, esos espectaculares diseños futuristas muchos de ellos inspirados en las formas animales, botánicas, insectívoras e incluso geologicas. Al permitir que la imaginación cruce los senderos de lo humanamente posible, el ser humano alcanza casi la la estirpe de la divinidad; su cerebro, esa masa gris envuelta de pasajes y zonas desconocidas, es un ente capaz de generar cualquier cosa, por extraña o imposible que parezca.







La arquitectura nace en el seno de esas capacidades, primero como forma ambigua que, poco a poco, se va tejiendo hasta alcanzar su máxima totalidad creativa. Todo aquello que sobre papel o pantallas digitales 3D se acerca a sueños o escenarios de futuros inimaginables, un día, seguramente, será posible. Quizás ninguno de nosotros podamos disfrutar de estas nuevas macroestructuras intergalácticas, sin embargo ya podemos ver que, en ciertos países, algunos de ellas son ya realidades concretas que se desafían a si mismas. Dubai, Malasia, EEUU, China  y otros, son naciones que ya construyen edificios de estas características, porque gracias a sus medios, reclutan las mentes más prodigiosas para materializar futuras neo arquitecturas capaces de almacenar a mas de diez mil personas en el mismo espacio; serán megaestructuras que funcionarán de forma autosuficiente, perfectamente seguras, con fachadas de alto rendimiento energético compuestas de turbinas eólicas y paneles fotovoltaicos; todo un macromundo que parecerá un sueño sacado de las más fantasiosas novelas de ciencia ficción.

Especular e imaginar el futuro es una autentica delicia, una probabilidad posible que encierra un abanico interminable de variables inciertas que dejan la cabeza maravillada por tanta ingeniería dersarrollada. No obstante, sabemos que el futuro, aunque parezca intocable, está cada vez más cerca, y las ciudades cambiarán para ajustarse a las nuevas necesidades y tecnologías de los nuevos tiempos. Con el tiempo, crecerán nuevos tipos de estructuras basadas en materiales nuevos que permitirán, arquitecturas que hoy en día pertenecen todavía a la categoría de prototipos, siempre y cuando el tiempo no se paralice por causas ajenas a nuestro alocado desarrollo humano. Mientras tanto disfrutemos de los ensueños.

KarlFM.-




































No hay comentarios:

Publicar un comentario