viernes, abril 13, 2012

DE LA DEMOCRACIA A LA MIEDOCRACIA




Cracia significa gobierno, autoridad,  fuerza o dominio. Demos deriva del griego y significa  pueblo. En política significa soberanía popular. Miedo es la emoción resultante por un intenso sentimiento desagradable que nos asusta o creemos que nos puede hacer daño. Está  provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza. Democracia es el aquel sistema de gobierno, en el cual la soberanía del poder reside y está sustentada, en pueblo. Miedocracia podríamos resumirlo como aquel gobierno donde la soberanía del poder reside y está sustentada por el miedo.

KarlFM.- 


Para imponerse, el mercado infunde el miedo a no tener. Las personas son educadas para que siempre sientan que les hace falta algo o que tienen que cambiar lo que la moda volvió obsoleto. Los miserables son los que nada tienen y que por tanto, nada valen. El consumismo es la patología característica del mercado: personas inseguras, ansiosas y egoístas. A diferencia de la Iglesia y del Estado, que tratan de encerrar a las personas en una caja para que se sientan seguras, el mercado las lanza al vacío para luego tenderles una soga de la que se puedan sostener momentáneamente. En el mercado la vida pende de frágiles hilos que se rompen a cada momento …

La vida en nuestras sociedades transcurre entre los conflictos y acuerdos de los grupos de poder en su intento por controlar a las personas y hacerlas sentir temerosas. Vivimos en sociedades donde el principal valor es el miedo y esto nos conduce a pensar únicamente en nosotros, vivir en el afán de sentirnos seguros, a actuar con crueldad frente a los demás. Los grandes proyectos éticos han provocado el efecto contrario: la destrucción del ser humano, de su creatividad y de su libertad. En las sociedades del miedo, la ética es imposible de realizar. Los mercados han acabado con la democracia y con la seguridad.

Jaime López, periodista. 


Los mal llamados mercados financieros no responden a las características que definen a los mercados en si pues sus agentes –los bancos- gozan de un gran proteccionismo proveído por los estados, así como por instituciones internacionales –como el Fondo Monetario Internacional- que garantizan sus exuberantes beneficios a costa de enormes reducciones del gasto público y de la protección social de las clases populares.

Viçens Navarro, diario Público 

 +++++

PROGRAMA COMPLETO
Agradecimientos a Vimeo.com y la Sexta.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario