sábado, junio 18, 2011

NO TE CREAS TODO LO QUE DICEN, ESCUCHES O VEAS. VIVIMOS EN LA SOCIEDAD DEL ENGAÑO. EL NUEVO BLANCO ES EL CEREBRO


Toda esta crispación social que está azotando a España y a otros países internacionales es consecuencia de la inoperancia y abusos que el propio sistema ha generado por si mismo. Nada ocurre de forma fortuita; cada país tiene lo que se merece y en estos momentos España es un hervidero de conflictos sociales.

La gente está muy cabreada porque España como país está hecho polvo. ¿Responsables? Poder financiero y políticos. ¿Colaboradores? Medios de comunicación y sindicatos. ¿Lo único que funciona? Ciertos  éxitos deportivos que elevan el país a la cima del mundo; ¿el resto? … para llorar.

España no funciona y no veo ninguna opción política capaz de transformar la agrietada sociedad española ni capaz de gobernar con limpieza y honestidad. Ya sabemos que no hay país perfecto pero los hay que funcionan mejor y tienen recursos para salir adelante. Un país que constriñe la base trabajadora y mantiene los privilegios de unos cuantos es un país esclavo, un país en declive, un país que no es ejemplo en ninguna parte; en definitiva, un país petardo cuyos políticos son traca de feria. España es el hazmereír de Europa, un querer y no poder.

No se gobierna para la sociedad, se gobierna para mantener los intereses de los que poseen la riqueza, y mientras la riqueza no esté mejor repartida la sociedad nunca podrá funcionar correctamente: el equilibrio es la base del bienestar.

¿Dónde están estos 20 millones de españoles que sufren las consecuencias de la crisis y la corrupción? Si un equipo de fútbol gana un torneo miles de personas salen a la calle pero si se recortan los salarios, se suben los precios, se quitan los derechos laborales de los españoles, salen unos pocos y la mayoría se queda en casa viendo la tele.

La gran mayoría de la gente vive a espaldas de los que mueve realmente el mundo, no se dan cuenta qué fuerzas lo mueven y viven encantados en una realidad artificial y engañosa hábilmente diseñada para evitar conciencia, reflexión y cambio, como las estrategias de manipulación y control social. Pero es que al margen de esto existen también procedimientos ilegales que sirven al poder y cuya única finalidad es obtener y mantener sus intereses. El  poder juega sucio a espaldas de los ciudadanos, miente, conspira, incluso mata en nombre de sus banderas. El poder no es para tomárselo a broma, es una maquiavélica bestia que engulle toda forma de vida, idea o formato que dispute su existencia y para ello tiene sus tácticas y estrategias, como por ejemplo, las que estamos viendo últimamente en el seno de las manifestaciones de Indignados en las ciudades españolas, un asunto que al principio parecía pintoresco pero que actualmente ya está incomodando al poder. La consigna es bien simple: hay que liquidar a toda costa toda posible solidificación del movimiento y para ello hay que romper su dinámica pacifista. ¿Cómo lograrlo? Respuesta fácil … produciendo  la chispa que incendie la violencia necesaria para generar una reacción contundente y el consiguiente rechazo social.

La historia muestra miles de ejemplos e incluso hay escritos muchísimos libros sobre formas de lograr que algo bueno o positivo se convierta precisamente en su contrario. Son tácticas militares que incluso se utilizan hoy en día como armas para gestionar empresas, dinamizar gobiernos y generar negocios eliminando las posibles competencias. No hay que ser muy listo para darse cuenta del juego, basta observar y reflexionar, las conclusiones saltan a la vista.

La infiltración policial y la provocación del delito, es una de esas tácticas que se emplean para obtener resultados. Existen varios libros que hablan de ello y asimismo son materia de estudio en las carreras de derecho, policía, ejército, administración de empresas, etc. Poner la frase infiltración policial e provocación del delito en Google y quedaréis sorprendidos. Por ejemplo, determinados tipos de investigación policial requieren técnicas especiales por parte de la Policía que pueden crear una contradicción entre el Estado de Derecho y la averiguación del delito, de ahí que precisen de un respaldo jurídico que cubra y justifique dichas prácticas.

Los orígenes de estas estrategias y tácticas vienen de la legendaria China con el llamado Ninjutsu, o el arte de lo furtivo y la ocultación Ninja, una especialidad de las artes marciales que se sitúa entre los años 500 y 300 antes de Cristo y que ya fue brillantemente descrita en el antiguo tratado El Arte de la Guerra del legendario general chino Sun Tzu.

Las funciones de esta táctica estriban en la infiltración camuflada dentro de los entornos hostiles, en la realización de diferentes actos de sabotaje, secuestros, atentados o asesinatos  y en la habilidad para escapar con éxito una vez que se había cumplido la misión. Los famosos Hassassins o Nizaríes así como grandes generales de la historia, han usado estas tácticas para obtener información y destruir enemigos. El terrorismo de Estado usa también los llamados sicarios económicos para liquidar países, si eso es insuficiente generan revueltas internas, malestar endógeno, empapelan de mierda a los políticos o liquidan a su presidente simulando un accidente. Cuando no hay más remedio invaden un país bajo un pretexto y se apoderan de sus infraestructuras y recursos.

Estas antiguas prácticas actualmente forman parte de la formación militar de los ejércitos, de los comandos especiales, de las secciones concretas de la policía y de los servicios secretos como la CIA (Estados Unidos), FSB (Rusia), MOSAD (Israel), CESID (España), ABWEHR (Alemania), MI-16 (Inglaterra), DGSE (Francia), SISMI (Italia), etc.

Se usan constantemente para obtener información, tender trampas e incluso provocar situaciones que faciliten la acción o intervención. También son usadas por las mafias y otras sociedades secretas y empresas para eliminar competencias. Cabe recordar la célebre Checa soviética cuyo cometido era suprimir y liquidar, con amplísimos poderes y casi sin límite legal alguno, todo acto contrarrevolucionario o desviacionista. Se denominaron checás también a las diversas policías políticas secretas que surgieron en otros países con posterioridad. En la España republicana, también recibieron el nombre de checas los locales que durante la guerra civil utilizaban organismos parapoliciales para detener, interrogar y juzgar de forma sumarísima a los detenidos. Si se investiga por la red o se descubren montones de noticias relacionadas con el tema en cualquier parte del mundo. He aquí unos ejemplos:



No nos extrañemos pues que los minoritarios altercados de la concentración del movimiento 15M ante el Parlament de Cataluña de estos días, están sirviendo para que los medios de comunicación masivos inicien una campaña de criminalización del movimiento ciudadano ya que se trata de un movimiento no violento.

Los medios no mostrarán los vídeos grabados por los manifestantes, en los que se revela una práctica habitual de las fuerzas de seguridad de todo el Estado como la de infiltrar agentes policiales de paisano en las manifestaciones para provocar altercados.

Recordemos que en el año 2001, un total de 72 organizaciones se querellaron contra la Delegada del Gobierno de Cataluña y la policía por los incidentes ocurridos en la manifestación del movimiento antiglobalización del 24 de junio. Fueron denunciados los agentes antidisturbios que cargaron contra los manifestantes y la veintena de policías de paisano infiltrados que, según los querellantes, provocaron los incidentes armados con palos y barras de hierro, y a los que atribuyen daños en cinco establecimientos comerciales del Paseo de Gracia. La denuncia, que constaba de más de 40 páginas, estuvo apoyada, entre otras entidades, por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), IC-Verds, ERC, el Sindicat de Periodistes de Catalunya, EUiA, PSUC-Viu, CCOO, UGT, SOS Racismo, la Campaña contra el Banco Mundial Barcelona-2001 y el Consejo de la Juventud de Barcelona. Según el texto de la querella, diversos ciudadanos que presenciaron los hechos declararon que vieron a individuos con estética skin y armados con palos y hierros que participaron en las agresiones y luego los vieron practicando detenciones y entrando y saliendo de los furgones policiales.

No hay que olvidar que si la base de la pirámide se resquebraja la cima se viene a bajo; por tanto desde la cima hay que evitar, a cualquier precio, que las ovejas se transformen en lobos. De ahí que la técnica de la infiltración mimética y la provocación de barullos es una estrategia muy usada por el sistema policial por orden de sus mandamases (KarlFM).

Hace tiempo leí algunos interesantes libros sobre las estrategias de manipulación y control social que analizan muy profundamente cómo el sistema se encarga de controlar la sociedad y sus integrantes sin que nadie prácticamente se de cuenta de ello. Ver:


Se trata de un adoctrinamiento subliminal a través de distintos mensajes y medios como la publicidad, el consumo, la televisión, los deportes de masas, el ocio, la dependencia hacia ciertas cosas, inseguridad laboral, miedo, bajos salarios, hipotequismo, tarjetas de crédito, etc. El famoso slogan de la economista Naomi Klein autora de la Doctrina del Shock, crea el miedo primero y luego vende la seguridad, crea la enfermedad y luego vende del remedio, es una frase muy inteligente que explica como funciona nuestra sociedad que evoluciona como describió George Orwell en 1984 o como la primera película de Matrix diseñó de forma muy brillante.

“Las bases de planificación militar son sustituidas por pequeños centros de comando y planificación  clandestinos, desde donde se diseñan las modernas operaciones tácticas y estratégicas a desarrollarse en los medios de comunicación y el campo de Internet y la telefonía celular, factores claves  de la movilización de conducta masiva.

Las unidades de Guerra Psicológica son complementadas por Grupos Operativos, infiltrados en el campo de la política y de la población civil con la misión de detonar hechos de violencia y conflictos sociales.

Las tácticas y estrategias militares, son sustituidas por tácticas y estrategias de control social, mediante la manipulación informativa y la acción psicológica orientada a direccionar conducta social masiva con la Internet y los teléfonos celulares jugando como ejes inductores y concentradores.

Los blancos ya no son físicos (como en el orden militar tradicional) sino psicológicos y sociales. El objetivo ya no apunta a la destrucción de elementos materiales (bases militares, soldados, infraestructuras civiles, etc), sino al control del cerebro humano”.

Manuel Freytas.
Periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica.

Se acabaron los viejos hitos de lucha. El sistema ha aprendido del pasado y ahora trabaja oculta y sigilosamente a través del cuento y la psicología. Es un hábil monstruo capaz de devorar todo para asegurar su existencia; es una maquinaria terrible e inteligente de inventar, manipular, engañar, responsabilizar cualquier cosa que intente ponerlo en jaque. Todo es una enorme mentira, ya lo advirtió siglos atrás Platón en su Mito de las Cavernas  y  muchos sabios a lo largo de la historia lo han ido advirtiendo en sus libros; a pesar de ello nos seguimos tragando los cuentos, los mitos por los cuales se ha edificado nuestra civilización para mantenernos a raya. El sistema es una gran fábrica de cuentos y lo peor de todo es que sabe que la gente cree y se encanta con los cuentos.

KarlFM.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario