miércoles, mayo 18, 2011

LAS SOCIEDADES DEBEN CAMBIAR


Están acojonados, el virus crece y los antivirus se multiplican, se nota, se palpa en el ambiente, un intenso hedor a cambio pulula por la atmósfera y no les gusta, recuerdan tiempos pasados, generación hippie y mayo del 68, tiempos donde las cabezas del sistema estuvieron a punto de rodar por las escaleras de pirámide. Ven que las mentes jóvenes se han movido, que han despertado y se han reunido, creciendo desde las redes sociales como una niebla que se expande por el páramo. Son sinapsis de neuronas que juntas pueden causar un cortocircuito total en el Operative System. Ante tal amenaza una mente “iluminati”, ha encendido la hoguera y dado la orden del temple: desalojen a los rebeldes! Es Aguirre, la cólera de Dios y cuando el látigo gallardo aparece es que el amo no tiene salida, le tiemblan los ovarines y no es capaz de hablar, de entender, de ceder, de tolerar nada, por eso usa la fuerza, porque vive en su mundo sacro, con sus encapuchados, y con el culo pegado a la cara temiendo perder la capa y la corona.

Pero ante la prepotencia y el atraso existe siempre la contra, el antídoto que neutraliza el veneno y sacude el aguijón de la avispa. Son los nuevos seres, los nuevos jóvenes y representan la sacudida, un electroshock al sistema, un claro picotazo que produce un molesto picor en la dermis del gigantesco dragón; son el principio de una nueva conciencia que ya no duerme en el ático ni bosteza en la buhardilla, sino que despierta y con pelotas derriba los viejos edificios en pos a nuevas estructuras. Espero que la constancia sea su gasolina, el combustible que les hará seguir adelante y llegar a la meta. Pero tienen un enemigo y está cabreado; son los habitantes del lado oscuro; están que trinan, ven manchas en sus calzones y bragones de marca, un posible amanecer luminoso se forma en el seno de su oscuridad permanente, y por ello, claman a las sombras para proteger la reliquia, el anillo del poder.

Pero olvidan que también tienen hijos, chicos jóvenes que en otras familias quizás estarían luchando por sus sueños pero ahora viven sin trabajar en sus garitas de alto standing, pero a sus padres eso no les preocupa, porque sus niños está vacunados, irán a colegios de pago, a universidades norteamericanas y papá les acomodará en despachos de diseño; su futuro está sin hipotecas ni parones, decorado con un buen colchón de euros. Por  eso estos padres manifiestan públicamente …

Esta gente que ha estado enturbiando la convivencia tiene que entender que la ley está para cumplirla. El desalojo policial se ha desarrollado de manera impecable.

Francisco Granados,
PP. Nº 3 de Esperanza Aguirre.

Lo fácil es descalificar a la política y a los políticos.
Mariano Rajoy,
Líder del PP.

Cuando oyes frases así y encima contra personas que, limpia y pacíficamente reclaman demandas justas, te das cuenta de quiénes manejan las cuerdas del sistema y cómo se dinamizan sus mentes; son personas intolerantes, que huelen a polvo antiguo, a naftalina, siempre acariciando el lado donde se cuecen los privilegios, los trampeos, los intereses, los codeos con las sotanas de oro y la banca de brillantes. Mienten, manipulan, conspiran y ansían el poder como el animal enfurecido que lleva semanas sin probar bocado. Cuando no manejan la cima, gruñen, atacan todos los frentes como pitbulls, nunca colaboran, siempre critican y barren para si mismos. Ni siquiera son capaces de gobernar porque son las esquinas ese poder oculto cuyo centro neurálgico se esconde tras una espesa cortina de humo llamada poder económico.

No cabe duda de que sacar a gente mediante efectivos policiales demuestra la impotencia y el miedo de quienes gobiernan; descalificar a los políticos es la consecuencia real de su propia inoperancia, de su pésima gestión, de su incapacidad total para llevar a un país a una estabilidad justa para todos. Hay que ser ruin para culpar de simplones a unos pobres muchachos que serán la base de desarrollo de un país y encima tratarlos de estúpidos por el simple hecho de  cantar las verdades y más saber que el responsable de dicha acusación cobra al mes más de 8.000 euros y encima lo esconde.

Los jóvenes están dando una lección de conciencia a esta sociedad caduca, enclaustrada en siglos pasados, sin visión de futuro, abrazando una sociedad equitativa, motivante y desarrolladora; ya era hora de que estos jóvenes despertaran del limbo y recuperaran esa fuerza que siempre les ha caracterizado, la fuerza que empuja a los cambios, a las mejoras, a los reequilibrios. Es la fuerza del león.

Siempre lo he dicho: reprime a alguien y crearás el germen de un rebelde, maltrata a alguien y se volverá contra ti; pega y generarás violencia; el sistema erra en sus procedimientos, debería cambiar y dejar vivir. Las personas trabajadoras son la base del desarrollo sin las cuales no se podrían edificar ni palacios, ni fábricas ni modos de vida; por tanto merecen un respeto, una atención, sueños básicos cumplidos y esperanza para disfrutar de la vida. No buscan atesorarse millones, poner la jeta antes que la cabeza, simplemente quieren tener salarios dignos, trabajos estables, una educación responsable, etc. No es justo pues que se recorten sus nóminas mientras ven que las de los altos cargos siguen creciendo.

No más privilegios políticos, no más inestabilidad laboral, se acabó el desempleo, el lucro por la vivienda, los excesos de la banca, la corrupción tolerada, la educación precaria, los sueldos anormales, etc. La política debe ser un trabajo limpio y responsable, capaz de gestionar positivamente buna nación, un pueblo y el que no cumpla a la calle. Queremos vivir, queremos que nuestros hijos tengan un mundo que les ilusiones y lo hagan crecer, queremos que el planeta sea respetado y que las personas unan sus sueños y capacidades para que juntos podamos alcanzar una Humanidad digna y respetada en cualquier parte del Universo. Como dice la vieja ley del estratega inteligente: Mantén a tu gente contenta y bien remunerada y hará lo imposible por tu bandera; la motivación y la estabilidad económica, son la base que mueve las victorias y estabilidad de un país.

KarlFM.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario