domingo, enero 02, 2011

CARLA BRUNI, LA ELEGANCIA SENSUAL DE LA PRIMERA DAMA DE FRANCIA


A pesar de mis 40 años y  de mis 30 amantes, soy una niña. A veces soy una gatita, ¡a veces soy un tigre! Todos somos animales, los agresivos son rinocerontes; los viejos, elefantes. Pero me gustan los gatos. Tengo cuatro. Cada uno de un ex. He tenido muchos novios, y me considero afortunada de que amaran los gatos y no las ratas.

Amantes. Mmm, me encantan. No sé si poseo una lista legendaria de amantes. A menudo me pregunto cómo deben ser las listas de amantes de mis amantes, y si tienen más páginas que las mías. Sería realmente molesto.

A los veinticinco comprendí que el hombre es un animal totalmente diferente a la mujer. De alguna manera, nunca madura, solo envejece, así que pensé: Si tengo que elegir entre un inmaduro jovencito y un inmaduro viejo, me quedo con el joven.

La fidelidad es un aburrimiento, como si fueras una mula dando vueltas alrededor de una noria, así que no se la pido a mi marido ni pretendo que él me la pida a mí. El deseo es el sentimiento más agra- dable que una puede tener en esta vida.

No soy activamente infiel, y me gusta mi marido físicamente, pero no tengo ninguna intención de refrenar mis instintos. Si me gusta alguien, iré a por él.

Hay otras maneras de ser fiel más allá del sexo, como la amistad o el amor. Si mi marido tiene un asunto con otra mujer, no quiero saberlo. No soy su madre, soy su mujer. Si viene a contármelo, lo dejaré. Es lo que en Italia llamamos libertinaje, ya sabes, no nos gusta mucho el divorcio … A veces necesitas a una persona para construir algo y a otra para divertirte.

CARLA BRUNI
 

Bellísima, con clase e impermeable a las críticas, Carla Bruni ni se inmutó cuando la ex de a Nicolás Sarkozy,  Cécilia Attias, la bautizó con el nombre de Terminator. Carla Bruni ya era famosa en Francia como modelo, maniquí y cantante, pero su romance con el presidente francés Nicolás Sarkozy la hizo popular en todo el mundo. Antes de casarse con el presidente de Francia, estuvo liada con el primer ministro socialista Laurent Fabius pero la mayor parte de sus  amantes fueron artistas, todos ellos pertenecientes a distintas disciplinas:

Louis Bertignac, guitarrista de la banda francesa Téléphone, Mick Jagger (The Rolling Stones), Leos Carax, polifacético creador francés, Eric Clapton, famoso guitarrista de Cream, Kevin Costner, Jean Jacques Goldman, cantautor, Charles Berling, actor,  aficionado a los autos y a las modelos y Florent Pagny,. La lista sigue. Carla Bruni salió también con el diseñador de joyas Dimitri (Yugoslavia) y con Christopher Thompson, el hijo de la realizadora Danièle Thompson. Además hay que sumar el magnate de los negocios Donald Trump (“Creía que podría comprarme con sus dólares. Pero se equivocaba. El dinero nunca me interesó”), el actor francés Vincent Perez, el abogado Arno Klarsfeld, el editor literario Jean-Paul Enthoven y luego con su hijo, el filósofo Raphael Enthoven. La lista de amantes de Carla Bruni es espectacular, no por su número -que probablemente solo ella conoce ella en realidad- sino por los apellidos que baraja.

Carla Bruni nació en Turín, un 23 de diciembre de 1968, hija del poderoso industrial y compositor Alberto Bruni Tedeschi, fallecido en 1996, y de la actriz y concertista de piano Marysa Borini. A los 5 años fue por primera vez a París y se crió en Francia y Suiza. Comenzó a estudiar arquitectura, pero lo dejó a los 19 años para convertirse en modelo, a pesar de que no le hacía falta por ser la heredera de una gran fortuna. Desfiló para las firmas más importantes de alta costura y puso fin a su carrera de modelo en 1997. Tiene un hijo llamado Aurélien, nacido en julio de 2001, de su relación con Raphael Enthoven.

En 2001 se inició como cantautora y en el año 2002 publicó su primer disco Quelqu’un m’a dit (Alguien me dijo), producido por Louis Bertignac y elogiado por la crítica. Su disco tuvo mucho éxito en Europa y en el mundo vendió más de 2 millones de copias, sólo en Francia 1 millón. El álbum fue un homenaje a la chanson francesa. Todos los temas están en francés y compuestos por ella, salvo La Noyée, compuesto por Serge Gainsbourg y Le ciel dans une chambre, que compuso en italiano Gino Paoli y que aparece en su disco cantado en italiano junto con la traducción francesa que hizo ella misma. También ha compuesto temas para Julien Clerc.

El 15 de enero de 2007 edita su segundo disco, titulado No promises interpretado en inglés. Promises contiene canciones basadas en poemas de autores como William Butler Yeats, Wystan Hugh Auden, Dorothy Parker, Walter de la Mare, Emily Dickinson y Christina Rossetti. El título del álbum está tomado precisamente del poema Promises like pie-crust de Christina Rossetti.
 

1 comentario:

  1. MARAVILLOSA MUJER,DEMASIADA DAMA PARA UN PRESIDENTE MEDIOCRE.

    XXXC32

    ResponderEliminar