domingo, noviembre 07, 2010

ZDZISLAW BEKSINSKI, AGLOMERADOS DE MUERTE Y PESADILLA


Deseo pintar de la misma forma como si estuviese 
fotografiando los sueños. 
Zdzisław Beksinski 

Investigando y escuchando la música oscura de Inade (proyecto musical Ambient del alemán Marcus Stiglegger), descubrí a Zdzisław Beksinski (1929 - 2005), un artista polaco cuya obra me ha dejado sin palabras. Usaba pintura al óleo y acrílica que luego plasmaba oníricamente sobre paneles de aglomerado que el mismo elaboraba. Muchos de sus cuadros son verdaderamente espeluznantes.



















































Beksinski nació un 24 de febrero de 1929 en Sanok, al sur de Polonia, y fue hallado muerto el 21 del mismo mes de 2005 en su apartamento de Varsovia con diecisiete puñaladas en su cuerpo, dos de las cuales fueron consideradas las que acabaron con su vida. Un enorme artista cerró los ojos para siempre dejando, sin embargo, una de las colecciones gráficas más inquietantes que han visto mis ojos.

Robert Kupiec (el hijo adolescente de su cuidador) y un amigo, fueron detenidos poco después del crimen. ¿Los motivos? Poco antes de su muerte, Beksinski había negado un préstamo a Kupiec y se dijo que esa parecía ser la causa del crimen. Robert Kupiec se declaró culpable y fue condenado a 25 años de prisión por un tribunal de Varsovia, y su cómplice a 5 años.

Los últimos años de su vida habían sido muy duros para Beksinski. Su mujer, Zofia, murió en 1998. Un año después, en la víspera de Navidad de 1999, su hijo Tomasz (un popular presentador de radio y periodista musical fan del magistral y poco conocido grupo holandés The Legendary Pink Dots) se suicidó. El propio Beksinski descubrió el cuerpo de su hijo.

Sus pinturas son puro surrealismo de visión apocalíptica; contienen paisajes inquietantes llenos de cadáveres, figuras deformes, grandes desiertos o construcciones en ruinas. Se cree que sus majestuosas visiones eran experiencias reales de sus mundos internos mientras estaba bajo un estado de coma. No se tiene constancia objetiva de ello pero es posible. A pesar de ello el decía que eran mal interpretadas, y que tenían un elemento algo optimista y hasta humorístico.

Nunca tuvo  una formación como artista pero está considerado uno de los principales artistas contemporáneos polacos; sus exposiciones fueron siempre grandes aciertos y su fama se extendió a nivel mundial. Sin embargo, en 1997, en un arrebato de  autoconciencia, quemó una selección de sus obras en el patio trasero de su casa, sin dejar ninguna documentación sobre ellos; posteriormente confesó que se trataba de obras demasiado personales e insatisfactorias por lo que no quería mostrarlos a nadie.

“Se le conocía como una persona agradable que gustaba de la conversación y poseía un agudo sentido del humor. Era excepcionalmente modesto y algo tímido, eludía los eventos públicos como las aperturas de sus propias exhibiciones. Él daba crédito a la música como el principal origen de su inspiración. Afirmaba no estar muy influenciado por la literatura, el cine o el trabajo de otros artistas, y casi nunca visitaba museos o exhibiciones. Evitaba el análisis del contenido de su obra y fue especialmente desdeñoso de los que intentaron u ofrecieron respuestas simples a lo que esta significaba”.

Personalmente  veo en sus obras la presencia constante de la muerte y la desolación, la tragedia y masacre polaca, el dolor por la muerte de su esposa e hijo, la alienación y vaciedad del individuo frente al mundo;, todo ello conforma la obra psicológica de  Beksinski; hay elementos en sus obras donde se manifesta el alma de este ser torturado por sus circunstancias, una intensa psicologia que brota desde lo más hondo de su ser. Cada cual verá sus interpretaciones, que las hay.

El siempre creaba escuchando música clásica, aborrecia el silencio, necesitaba de una presencia intangible que le agitara los sentimientos y lo liberara de sus pesadillas en  forma de sublimación psíquica, pero curiosamente ninguna de sus obras tiene título. Al final de la década de los noventa descubrió los ordenadores, Internet y la fotografía digital y experimentó con esta última hasta su muerte. Tres años antes de morir escribió: Estoy más asustado de morir que de la muerte en si. No es un miedo al vacío, sino al sufrimiento. El resto … está en sus pinturas.

6 comentarios:

  1. Ha sido un recorrido tremendo, me ha dejado sumamente inquieta. No sabría decir qué podía pasar por su cabeza
    cuando pintaba. Pero sin duda era algo terrible y dejarlo plasmado en un lienzo o tabla, una especie de liberación para su sufrimiento interior.

    Recuerdo que, en la República Checa, vi una especie de pequeña iglesia en la que se amontonaban esqueletos, calaveras, brazos, piernas .... había tantos que apenas se veía otra cosa. Me impresionó mucho. Luego he visto algo similar en algun otro sitio, pero aquella primera vez me dejó aterrorizada.

    ResponderEliminar
  2. Profundo, inquietante, tétrico, impactante... diferente... un genio !

    Azules...

    ResponderEliminar
  3. Impresionante artista, con una vida durisima que se plasma en su obra. Sin duda te deja pasmado.

    ResponderEliminar
  4. El mejor de los mejores

    ResponderEliminar