martes, noviembre 16, 2010

LOS DOS GRANDES MITOS QUE DIRIGEN EL MUNDO


"El fin de los mitos es deformar la realidad
para inmovilizar el mundo"
Roland Barthes
(Escritor, ensayista y semiólogo francés)

"El mito se identifica con la falsa realidad
y se constituye en obstáculo
para la adquisición de un conocimiento verdadero.
Ludolfo Paramio
(Periodista, Doctor en Ciencias Físicas,
profesor de Sociología en las Universidades Autónoma y Complutense de Madrid)

 ****

A medida que pasa el tiempo las personas solemos hacernos preguntas que difícilmente obtienen respuestas deseadas pero peor es aun cuando no hay alternativas a estas respuestas ni soluciones convincentes. Se supone que vivimos en una sociedad donde lo creíble es lo demostrable, sin embargo, todavía vivimos rodeados de ilógicas creencias y venerando cosas que no son demostrables, verosímiles ni consecuentes.

Desde el punto de vista teórico no cabe duda de que el mundo y nuestra sociedad podrían ser distintos, incluso más justos, equilibrados y transparentes, pero el ser humano, tal como está organizado y piensa, convierte toda posibilidad en imposible. La rueda siempre gira en la misma dirección y ni siquiera los palos la detienen; la dinámica siempre está precalculada bajo el guión establecido.

Pero el ser humano precisa respuestas ya que su estancia en el mundo le plantea muchas dudas, sin embargo, cuantas más preguntas se hace más evidentes se tornan las mentiras que le circundan. ¿A qué jugamos? No cabe duda de que nos han mentido, nos mienten y nos seguirán mintiendo simplemente porque hay que mantener vivos los mitos que sustentan el sistema que dirige el mundo y eso es dificilmente parable. La creación de mitos y el uso sistemático de técnicas de control mental permiten al sistema controlar el mundo y sus gentes, mantenerse en la cima del poder y manipular la vida a su libre conciencia; definitivamente la eficacia del mito es total.

Un mito es una idea que, aún siendo popularmente creída, es falsa pero sirve para generar y promover una historia que orienta y conmueve a la gente hacia un fin concreto. Nuestra sociedad no escapa a eso y aunque a estas alturas debería haber alcanzado ya una madurez completa basada en la verdad y la transparencia, nuestra vida pasada, presente y probablemente futura, sigue y seguirá fundamentándose en mitos completamente inexistentes y controlados, por ejemplo, el Dinero  y Dios, el doble mito de la D.

Ya no es cuestión de creer o no creer; uno puede creer en el amor y pasar toda la vida sin saber qué demonios es, por qué se produce y a dónde nos lleva; otro puede creer en la libertad y permanecer toda su existencia soñando entre rejas, intentando imaginar que es eso de no sentirse encadenado a nada. La cuestión es otra y más compleja, quizás la clave sería preguntarse si realemente existe o no el amor y si la libertad es o no posible. Partiendo de esto cabe preguntarse: ¿existe el dinero? ¿existe Dios?.

“Si la gente comprendiera realmente el proceso de creación monetaria,
el sistema no se sostendría más de 24 horas”
Henry Ford

El dinero como tal no existe, no es una planta, una roca, un mono o un río, el dinero no existe en la naturaleza, es un invento humano para unos fines determinados y se maneja para bien o para mal según los intereses de sus propietarios; pero si el dinero no existe ¿qué valor tiene entonces? Antes el valor del dinero quedaba respaldado por las reservas de oro que cada país tenia en su poder pero desde hace tiempo el dinero ya no se basa en este concepto sino que su valor se genera a través de las computadoras. El sistema financiero mundial se basa en eso, de ahí la gestación de los altibajos económicos. Todo es cuestión de laboratorio y hábiles mentes que saben mover las variables de la economía internacional. Quizás todos deberíamos preguntarnos ¿qué hacen realmente organismos como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Trilateral, el Foro Económico de Davos, el Tavistock Institute, el Club de Roma, y otros tantos implicados en la rueda de la economía mundial?

¿Y qué pasa con Dios? Bueno, sinceramente me cuesta creer en los cuentos, en toda esa mitología que ha alimentado los cimientos de la Civilización; la vida es una realidad que se escapa de la fantasía; auqnue a veces esta ñultima ayuda a conseguir ciertos sueños. Somos humanos de carne y hueso y me suena a ilógico que una sociedad que presume de creer en lo que es demostrable crea en una divinidad que ha creado todas las cosas en siete días porque antes estaba aburrido u ocupado en otras cosas de su particular paraíso; me cuesta creer que alguien que no he visto jamás dice ser nuestro padre y que sabe todo acerca de nosotros y al mismo tiempo pasa de todo y nos deja con toda nuestra vorágine. Para mí la existencia de cualquier Dios, sea de la religión que sea, es un hábil bulo muy bien elaborado que desempeña magistralmente el papel para el cual ha sido creado, y la religión –el sistema que da soporte a esa invención- es el mayor fraude que jamás ha existido, porque partiendo de una idea invisible (Dios) ha convencido a millones de seres humanos igualdades mientras se ha vuelto inmensamente cruel, rica, intocable y poderosa.

Gracias a la inducción de creencias y formas de conducta determinadas, la religión establece una moral capaz de doblegar a cualquier ser humano en todos sus contenidos, incluso convencerle de matar por el “bien” que profesa. ¿Cuántas hechos ha silenciado la Iglesia en nombre de Dios? ¿Cuántos seres humanos han sufrido y muerto en nombre de Dios? Cuánta pobreza existe aun en el mundo mientras el Clero vive rodeado de lujos y favores? La Iglesia representa un símbolo que se ha impuesto gracias al miedo, la represión, la guerra, torturas, crímenes, robos, expropiaciones, asesinatos, corrupciones, depravación sexual, destrucción de patrimonios, de culturas, genocidios, etc, etc, etc y todo bajo el más sutil secreto y proteccionismo. Estado e Iglesia van de la mano porque ambos están de acuerdo en difundir el mito y mantener el control. Me cuesta entender como muchos padres que presumen de ser buenas personas, portadores de valores humanos, llevan a sus hijos a agitar banderitas en la calle para saludar al Sumo Pontífice de toda esta farsa, cuando en realidad esta personalidad representa al estamento que ha cometido las mayores barbaridades de la historia y encima es aceptado y venerado por la gran mayoría social.

Curiosamente se ha llevado a juicio a muchos criminales y genocidas conocidos pero jamás ha sido llevado a juicio a la Iglesia por sus crímenes contra la Humanidad. Es cierto que hay un sector de la Iglesia ha hecho y sigue haciendo cosas buenas por la Humanidad, pero son fruto más de ciertas personas honestas completamente entregadas a una causa justa que obra directa de la propia institución que representan. Como conclusión os dejo con las palabras magistrales del documental Zeitgeist, the Movie, ganador de varios premios internacionales

La religión ha convencido a la gente de que hay un ser invisible que vive en el cielo, que mira todo lo que haces, cada minuto de cada día. Además este ser invisible posee una lista especial de diez cosas que no quiere que hagas (Diez Mandamientos) y si haces alguna de esas diez cosas, tiene un lugar especial, lleno de fuego y humo, tortura y angustia, donde Él te mandará a vivir, a sufrir, a quemarte, a ahogarte, gritar y llorar para siempre hasta el fin del tiempo. A pesar de ello Él dice que te ama. Te ama, te ama mucho pero a pesar de ser todopoderoso, necesita dinero, siempre necesita o sabe como controlar el dinero. La religión se lleva miles de millones de dólares en sus arcas, no paga impuestos y siempre necesita más”.

KarlFM.- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario