viernes, septiembre 21, 2012

EL FRAUDE DEL AGUA EMBOTELLADA


¿Realmente existe algo en esta sociedad que no sea un fraude, esté corrupto o sea dañino para el ser humano? Nuestra sociedad se ha construido y se mantiene sobre constantes mitos y engaños, ya que por su número y escasa respuesta reactiva, es fácilmente convertida en ganancias multimillonarias por todo aquello que hace y consume. El Poder y sus sagaces esbirros lo saben y sacan provecho de todo ello. Ese es el "quid" de nuestra civilización.


KARLFM.-

Hoy se sabe que la industria del agua embotellada es una de las más contaminantes del planeta y una de las menos reguladas. Las botellas de plástico se hacen con productos químicos y combustibles fósiles que se filtran hasta llegar a las aguas subterráneas y el cuerpo humano. En la salud; puede ser afectada por químicos tóxicos como bisphenol-A (BPA), lixiviados del agua embotellada. El consumo de BPA puede también causar células cancerígenas en el cuerpo.

Los seres humanos toman el agua que fluye libremente en su estado natural, para colocarla en botellas de plástico y vendérselas unos a otros a precios exorbitantes. El agua embotellada, dependiendo de la marca que la trate, cuesta en todas partes entre 240 y 10.000 veces más que el agua por tubería. Según los estudios más recientes la industria del agua embotellada genera unos US$ 100 mil millones al año siendo cuatro multinacionales quienes dominan la industria: Nestlé, Danone, Coca Cola y PepsiCo.

Desde hace unos treinta años, en el ámbito mundial se ha venido incrementando una industria que, sostenidamente, ha mantenido un crecimiento interanual del 12%, lo que la coloca en primer lugar entre todas las industrias del área alimentaria. gracias a campañas mediáticas que ponderan las virtudes del agua embotellada a la vez que hacen dudar del agua de chorro. Sin embargo, la mentira les reventó en la cara al descubrirse que, tres de las más grandes embotelladoras de agua del mundo, Nestlé, CocaCola y Pepsicola, que comercializan diversas marcas en distintos países, sus aguas provenian de fuentes públicas, es decir, del mismo sitio donde las tomaban las municipalidades para distribuirla y, en algunos casos, directamente del chorro que suministra la municipalidad, para luego venderlas a precios más de MIL VECES superior a lo que costaría tomarla directamente del chorro. Estas empresas están confrontando serios problemas en los países donde se ha descubierto el fraude (España, Estados Unidos, Reino Unido, etc.).

Asimismo, el 90% del coste real de una botella de agua en una tienda se debe a elementos distintos al agua: embotellado, transporte, marketing, distribución. La exportación de un millón de botellas de agua embotellada genera 18,2 toneladas de emisiones de dióxido de carbono. Menos del cinco por ciento de los recipientes de agua embotellada se reciclan. Las extracciones de agua para embotellarla están dejando sin agua a muchas comunidades en todo el mundo, desde los Grandes Lagos de América del Norte hasta las aldeas rurales de la India. En la mayoría de los casos, las empresas embotelladoras de agua pagan muy poco o nada por el agua que extraen y, favorecidas por los gobiernos a costa de las necesidades de las comunidades, lucran abiertamente con el patrimonio común de recursos hídricos locales. 

El agua nuestro bien común. Hacia una narrativa del agua. 
Maude Barlow.-

Maude Barlow es la fundadora del Proyecto Planeta Azul (Blue Planet Project) que trabaja internacionalmente por el derecho al agua. Es miembro de las juntas directivas del Foro Internacional sobre la Globalización, con sede en San Francisco, y del Observatorio del Agua y la Alimentación (Food and Water Watch) cuya sede está en Washington D.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario