domingo, agosto 26, 2012

MISS MOSH, ENTRE EL HIELO SIBERIANO Y EL VOLCÁN DE HALLASAN (1)


 


Con tan solo verla, los huesos crujen como galletas y la sangre hierve como gaseosa; no es un bellezón al más estilo Playboy o una top model de Karl Lagerfeld, pero su poder atracción fetish es tan poderoso que desprende un magnetismo capaz de romper los cánones de la belleza más clásica y sex appeal.

Es menuda, pero sus proporciones se conjuran como un enjambre de mariposas. Parece una muñeca de porcelana, pero no lo es, su  blanquecina y suave piel recuerda al talco real francés o a los mármoles de la antigua Makedonia. Sus ojos desprenden ese azul siberiano que paraliza el alma de quien osa desafiarlos; su  cabello platinado nos envuelve en el legendario vapor de las princesas élficas; sus labios carmesí son como las fresas salvajes que rezuman los bosques encantados del deseo más perverso. Su cuerpo se diseña como una geografía alejandrina, donde las arquitecturas y estrategias nunca sabes donde empiezan y donde terminan; sus formas, en definitiva, te conducen a los rincones más sensuales del universo físico.

Es Miss Mosh, una sensacional mujer cuyo verdadero nombre es Masha Fedorova. Nacida en Rusia, cuando todavia era la Unión Soviética, al poco tiempo emigró con su familia a los Estados Unidos de Norteamerica. Durante su adolescencia ya comenzó a fascinarse con las imágenes fetish, glamour, alternative, pin-up, steampunk y bondage, llegando a la edad adulta como la mejor modelo profesional del sector. Ha trabajado con grandes fotógrafos como, Lithium Picnic, Kencredible, Jerry Bennet, Christine Kessler, Viva Van Story entre otros, y posado para revistas como Marquis, Bizarre, Mondo Biker, Leg Show, Alt Fashion Uk magazine, Elegy, etc. La revista Alt Magazine la definió como la mejor modelo alternative/fetish de nuestros días, además de la top girl del universo alternative.

Por sus venas se mezclan la potente sangre rusa y el exotismo coreano, esta doble mixtura entre frialdad soviética y delicadeza oriental, la convierten en una mujer de glacial elegancia que tan sólo ciertas y contadas modelos alternative son capaces de alcanzar. Sin lugar a dudas estamos frente a un diosa del la feminidad más sensual.

Otro de los factores que hacen que Miss Mosh sea tan especial es su estilo único en posar, especialmente por su increíble flexibilidad. Fue gimnasta durante diez años, rítmica durante tres, y acróbata durante un año. De ahí que muchas de sus complicadas poses en tacones de altísima aguja desafíen la física del equilibrio y la gravedad (Brain Pains).

KarlFM.-
































3 comentarios: