viernes, septiembre 02, 2011

¿LA ESENCIA DE LA VIDA PREVALECE EN EL ESPACIO?


La Panspermia (del griego παν- [pan, todo] y σπερμα [sperma, semilla]) es la hipótesis que sugiere que las bacterias o la esencia de la vida prevalecen diseminadas por todo el universo y que la vida comenzó en la Tierra gracias a la llegada de tales semillas a nuestro planeta. Estas ideas tienen su origen en algunas de las consideraciones del filósofo griego Anaxágoras. El término fue acuñado por el biólogo alemán Hermann Richter en 1865 pero fue hasta 1908 cuando el químico sueco Svante August Arrhenius usó la palabra panspermia para explicar el comienzo de la vida en la Tierra. El astrónomo Fred Hoyle también apoyó dicha hipótesis aunque no fue hasta 1903 cuando el químico y ganador del Premio Nobel, Svante Arrhenius, popularizó el concepto de la vida originándose en el espacio exterior.

El mayor inconveniente de esta teoría es que no resuelve el problema inicial de cómo surgió la vida, sino que se limita a mover la responsabilidad del origen a otro lugar. Otra objeción a la panspermia es que las bacterias no sobrevivirían a las altísimas temperaturas y las fuerzas involucradas en un impacto contra la Tierra, aunque no se ha llegado aún a posiciones concluyentes en este punto (ni a favor ni en contra), pues se conocen algunas especies de bacterias extremófilas capaces de soportar condiciones de radiación, temperatura y presión extremas que hacen pensar que la vida pudiera adquirir formas insospechadamente resistentes. El análisis del meteorito ALH84001, generalmente considerado como originado en el planeta Marte, sugiere que contiene estructuras que podrían haber sido causadas por formas de vida microscópica. Esta es hasta la fecha la única indicación de vida extraterrestre y aún es muy controvertida. Por otro lado, existe el meteorito Murchison, que contiene uracilo y xantina, dos precursores de las moléculas que configuran el ARN y el ADN. 

Wikipedia



Así pues, la teoría de la Panspermia afirma que la vida aparecida en la Tierra no surgió aquí, sino en otros lugares del universo, y que llegó a nuestro planeta utilizando los meteoritos y los asteroides como forma de desplazarse de un planeta a otro. Dicha teoría se apoya en el hecho de que las moléculas basadas en la química del carbono, importantes en la composición de las formas de vida que conocemos, se pueden encontrar en muchos lugares del universo. El astrofísico Fred Hoyle también apoyó la idea de la panspermia por la comprobación de que ciertos organismos terrestres, llamados extremófilos, son tremendamente resistentes a condiciones adversas y que eventualmente pueden viajar por el espacio y colonizar otros planetas. A la teoría de la Panspermia también se la conoce con el nombre de Teoría de la Exogénesis, aunque para la comunidad científica ambas teorías no sean exactamente iguales.

La Panspermia puede ser de dos tipos: la Panspermia interestelar que se basa en el intercambio de formas de vida que se produce entre sistemas  planetarios, y la Panspermia interplanetaria que es el intercambio de formas de vida que se produce entre planetas pertenecientes al mismo sistema planetario.

La explicación más aceptada de esta teoría para explicar el origen de la vida es que algún ser vivo primitivo (probablemente alguna bacteria) viniera del planeta Marte (del cual se sospecha que tuvo seres vivos debido a los rastros dejados por masas de agua en su superficie) y que tras impactar algún meteorito en Marte, alguna de estas formas de vida quedó atrapada en algún fragmento, y entonces se dirigió con él a la Tierra, lugar en el que impactó. Tras el impacto dicha bacteria sobrevivió y logró adaptarse a las condiciones ambientales y químicas de la Tierra primitiva, logrando reproducirse para de esta manera perpetuar su especie. Con el paso del tiempo dichas formas de vida fueron evolucionando hasta generar la biodiversidad existente en la actualidad.

Taringa

En los años 70 se encontraron evidencias de la existencia de moléculas orgánicas en el polvo interestelar. Hasta ese momento los astrónomos pensaban que la materia orgánica no podría mantenerse en el espacio. Ahora se sabe que el polvo interestelar y comentario es orgánico en una proporción bastante alta, ya que se han encontrado polímeros aromáticos muy complejos y polímeros del carbono.

Actualmente hay argumentos que apoyan la idea de que la vida procede del exterior. La principal fuerza de este argumento es que los microorganismos, como las bacterias o sus esporas, son increíblemente resistentes a los procesos de destrucción que se dan en el espacio, pueden sobrevivir al frío más intenso, a casi 0 º Kelvin. Sin embargo, hay argumentos críticos contra la Panspermia, como el que contempla que la radiación mataría cualquier microorganismo. De todas formas, la situación que se da en la Tierra (y en cualquier laboratorio terrestre) es distinta a la que se da en el espacio. Se ha encontrado en una mina de sal de Nuevo México (Estados Unidos) una bacteria que tiene del orden de 250 millones de años, este organismo estuvo expuesto a la radioactividad natural del fondo de radiación de la Tierra durante un período de tiempo enorme, pero aún así se la pudo reactivar. Este hallazgo apoya la teoría de la Panspermia.

Hace 25 años nadie se planteaba que la Panspermia pudiera ser cierta, pero actualmente esta más aceptada y hay más científicos que trabajan en esa línea. Lo que es á sucediendo ahora es similar a lo que sucedió en tiempos de Galileo, cuando se cambió la posición de la Tierra, sacándola del centro físico del Universo, y lo que estamos viendo ahora es la reubicación de la Tierra del centro biológico del Universo: no somos el centro de la vida.

La vida de la que estamos hablando se basa en el carbono, y es suficientemente complicada, intrincada y maravillosa. Podríamos pensar en una vida basada en el silicio, que es similar al carbono y puede tener muchos compuestos, aunque podemos pensar que el carbono puede formar más enzimas, catalizadores, etc. Hace 65 millones de años, toda la vida de la Tierra estaba basada únicamente en el carbono y, de repente, después de la extinción de los dinosaurios, aparecieron un tipo de algas diatómeicas con silicio, aunque el carbono seguía es ando en los sistemas principales como el ADN, pero tenían estructuras que dependían de polímeros del silicio. Sabemos que es a extinción está conectada a la llegada de un gran cometa y, probablemente, con el cometa llegó esta nueva vida. Parece, por tanto, que los cometas tendrían una relación directa con la vida en la Tierra, y pueden ser contenedores y transportadores de vida.

Los proyectos dirigidos a la búsqueda de vida en otros planetas están en primera línea de actualidad. No parece ilógico pensar que es probable que otros planetas y satélites del Sistema Solar, puedan haber sido colonizados por microorganismos. Es probable que en cualquier lugar en el que la vida pueda sobrevivir, habrá vida como mínimo microbiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario