viernes, noviembre 22, 2013

Fotomontaje: Carlos Flaqué Monllonch


¿Quién mató a JFK? ¿Lee Harvey Oswald, Fidel Castro, la CIA?
¿Qué implicación tuvo la Mafia? 
¿Hubo una conspiración desde el gobierno o desde Cuba?

    

        Este 22 de noviembre se cumplieron cincuenta años del  brutal magnicidio y todavía siguen vivas todas las teorías acerca de su asesinato. Los medios de comunicación del mundo entero se han volcado en recordar uno de los episodios más violentos de la historia, ofreciendo diversas informaciones acerca del presidente y su paso por la historia. 
     
        Fue un 22 de noviembre de 1963, cuando John Fitzgerald Kennedy , presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, fue abatido en las calles de Dallas, afectando profundamente a la opinión pública norteamericana y del resto de países. Su muerte sigue barajando hipótesis, teorías interpretativas o conspiranoicas que han sido capaces de poner en duda las versiones oficiales pero ninguna ha podido arrojar la solución definitiva al enturbiado asunto. Una de las últimas fue la facilitada por Carolina Kennedy, hija de JFK y Jackie Kennedy , quien facilitó a la cadena televisiva ABC norteamericana, la versión de su madre que acusaba al ex presidente Lyndon B. Johnson de ser el verdadero cerebro de la conspiración.

"Jack me lo dijo algunas veces:
Dios mío, ¿te puedes imaginar qué le pasaría al país si Lyndon fuera presidente?...
Lyndon B. Johnson mató a JFK”


        Estas contundentes palabras fueron pronunciadas por la primera dama tras la muerte de su marido y revelan su creencia de que Johnson y una camarilla de magnates tejanos planearon el asesinato del presidente. Las grabaciones aportan también que el magnicidio fue parte de una conspiración mayor para facilitar a Johnson la presidencia de los Estados Unidos, ya que era un candidato afín a los intereses de los grupos de poder ocultos norteamericanos. Tras el asesinato de Kennedy Johnson completó el mandato de éste y fue elegido presidente de la nación.


        El historiador Arthur Schlesinger Jr. grabó las cintas con Jackie Kennedy a los pocos meses de la muerte del mandatario, que se guardaron durante mucho tiempo en una bóveda sellada de la Biblioteca Kennedy en Boston. Pero antes de que se cumpliera el plazo dado por Jackie, 50 años, su hija Caroline optó por la liberación temprana de las grabaciones, llegando a un acuerdo con la cadena ABC de los Estados con el fin de difundir las cintas a cambio de retirar una serie de ficción sobre la familia los Kennedy que al parecer molestó a la familia Kennedy. En estas cintas Jackie Kennedy culpa al presidente Lyndon Johnson de la muerte de JFK.


        Dicen que el paso del tiempo limpia las telarañas que enturbian la realidad. Muchos secretos se desempolvan cuando la totalidad de las personas implicadas en ciertos hechos van  falleciendo y los informes censurados van siendo desclasificados para el bien histórico de la Humanidad. Tal vez el asunto Kennedy ejemplifica el entramado oculto que opera en los E.E.U.U. desde tiempos atrás y todas las implicaciones que de ellas pueden derivarse. El anterior presidente Dwight Eisenhower lo advirtió. JFK lo sabía y lo denunció públicamente en el que sería su último discurso de su vida.  Poco tiempo después su cráneo voló en pedazos.

DISCURSO DE EISENHOWER

DISCURSO DE KENNEDY

EL ASESINATO DE KENNEDY 24 HORAS DESPUÉS

        La muerte de John F. Kennedy en Dallas está considerado como el primer golpe militar de la historia de los Estados Unidos. Entre sus responsables se cree que figuraban jefes del Estado Mayor, todos ellos involucrados en fuertes intereses económicos, especialmente los referidos a la producción y tráfico de armas. Estos intereses iban a estar poderosamente afectados porque Kennedy quería poner fin al conflicto de Vietnam y a la Guerra Fría, una predisposición que generó un durísimo antagonismo a los intereses de la industria armamentística norteamericana que no paraba de incitar al gobierno dedicar presupuestos cada vez mayores a la defensa de la seguridad nacional. Kennedy no aceptaba esto y por tanto fue considerado un obstáculo molesto que merecía ser apartado a cualquier precio. Finalmente fue asesinado por parte de esta oligarquía política, militar y económica norteamericana aunque no se descartó nunca la implicación de otras personas como los grupos anticastristas cubanos. la Mafia que odiaba a Kennedy, La CIA y el FBI.

        Posteriores investigaciones demostraron que Joe Kennedy, padre del presidente asesinado, mantuvo contactos con la Cosa Nostra y recibió importantes apoyos de la Mafia americana en forma de miles de votos para su hijo John en las elecciones de 1960. Además la Mafia facilitó servicios especiales al presidente John F. Kennedy en varios asuntos: el asesinato de Marilyn Monroe a través la acción del mafioso Sam “Money” Giancana, operaciones contra Fidel Castro a través de la CIA, e incluso facilitó muchas de las múltiples amantes que tuvo JFK. Sin embargo, el hermano del presidente y Ministro de Justicia Robert Kennedy, enemigo declarado de la Mafia, no cesó de hostigar a la sociedad del crimen organizado llegando a generar un peligroso enfrentamiento hacia los hermanos Kennedy.


        Según las investigaciones más recientes, la CIA fue la encargada de los preparativos del asesinato y de su camuflaje. Se trazó hábilmente un plan secreto usando como chivo expiatorio a un joven problemático de perfil adecuado y fácilmente acusable como único autor del crimen. Lee Harvey Oswald fue el elegido. Marxista, simpatizante de Cuba y de la Unión Soviética, en 1959 había renunciado a la ciudadanía norteamericana solicitando la nacionalidad soviética. Además estaba casado con una rusa y era un firme defensor del comunismo y de la Cuba castrista. El caso parecía tener sentido pero en cambio demasiadas incógnitas no encajaban. Los conspiradores prometieron a Oswald que no le pasaría nada, sin embargo, no cumplieron su promesa y Oswald cargó con toda la autoría. Él siempre mantuvo su inocencia pero a las pocas horas de ser detenido fue extrañamente asesinado por Jack Ruby, un tipo oscuro vinculado posiblemente al mundo del hampa.

        Recapitulemos un poco la historia. Desde hacía tiempo la CIA había dejado de ser una simple agencia coordinadora de servicios de seguridad, habiéndose convertido en un arma clandestina a favor de los intereses armamentísticos del gobierno estadounidense, entre otros. Frente el caso Kennedy su objetivo era simple: derrocar a un hombre que estaba tratando por todos los medios de noquear los intereses bélicos de ese gobierno secreto que JFK denunció en su último discurso. La Guerra Fría y Vietnam representaban un negocio suculento sin precedentes y su cancelación, de haberse producido, habría reducido el poder de la industria armamentística en Estados Unidos.

        El asesinato del presidente fue pues cosa sencilla. Se creó un complot que vinculara a varios grupos molestos con Kennedy de manera que quedaran entre sí encubiertos. Apartada la fiera, los negocios seguirían creciendo sin amenazas de ningún tipo. De ahí que la posterior investigación federal fuera un fraude. El objetivo real de la investigación (FBI y Comisión Warren) fue la de ocultar la participación de los agentes de inteligencia americana y restantes implicados en el asesinato, aunque posiblemente algunos miembros de la Comisión Warren fueran conscientes de tal objetivo.

        El famoso periodista Thomas G. Buchanan entrevistó a Jim Garrison que fue fiscal de distrito en Nueva Orleans desde 1962 a 1973. Garrison fue conocido por sus investigaciones (1966 - 1968) sobre el asesinato de John F. Kennedy siendo sus investigaciones retratadas en la película JFK: Caso Abierto, de Oliver Stone. Los enemigos de Kennedy eran muchos por tanto según las investigaciones mencionados muchas personas y grupos pudieron haber estado implicados el complot para asesinar a Kennedy. Estos enlaces señalan algunas de las más conocidas. Los enemigos de Kennedy eran muchos por tanto según las investigaciones mencionados muchas personas y grupos pudieron haber estado implicados el complot para asesinar a Kennedy. Estos enlaces señalan algunas de las más conocidas.

DISCURSO DE  JIM GARRISON

TEORÍA DE LA BALA MÁGICA
     
TODAS LAS TEORÍAS DEL ASESINATO

LA FOTO QUE MATÓ A KENNEDY

LOS HOMBRES QUE MATARON A KENNEDY

        Recientemente, Howard Hunt, miembro y ex agente importante de la CIA, confesó antes de morir la verdadera trama que envolvió a al magnicidio. El mismo admitió su participación en los hechos. Según Hunt, el presidente de los Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, fue el autor intelectual del asesinato debido a sus ansias de poder tras dos años como vicepresidente y viendo cómo las posibilidades de suceder a Kennedy se desvanecían. Además el propio Hunt o Cord Meyer, cuya esposa tenía un affair con Kennedy, pudieron también haber sido factores implicados en los hechos.

        La teoría de una sola bala, llamada como la teoría de la bala mágica, fue introducida por la Comisión Warren para explicar cómo tres disparos realizados por Lee Harvey Oswald produjeron el asesinato del presidente. Sin embargo, la herida fatal que dio en la cabeza del mandatario fue causada por otra bala. ¿De dónde salió este disparo mortal? Según algunas versiones posteriores, un asesino a sueldo de la mafia corsa apellidado Lucien Sartí, se vincula como el francotirador que disparó la bala definitiva que acabó con la vida del presidente.

        Theodore H. White, conocido por Teddy White, entrevistó a Jackie Kennedy una semana después de la muerte del presidente, en la casa de los Kennedy en Hyannis Port (Masschusetts). Algunas de las palabras de la primera dama fueron sobrecogedoras:

Oí esas pequeñas detonaciones. Vi como Connally (gobernador de Texas) se agarraba los brazos… Jack se volvió y yo me volví… Todo lo que recuerdo es un edificio grisáceo enfrente. Entonces Jack se volvió… Parecía desconcertado… Entonces se desplomó hacia atrás… Pude ver cómo se le caía un pedazo de cráneo… Es mi marido; es su sangre, todo su cerebro está esparcido sobre mi”. Poco antes había entregado a la enfermera jefe “masa cerebral y un trozo de cráneo” que guardaba celosa en su mano derecha protegida por un guante que ya no era blanco sino sanguinolento. 50 años después el mito aun sigue vivo.

Carlos Flaqué Monllonch

Agradecimientos a

No hay comentarios:

Publicar un comentario