jueves, septiembre 06, 2012

PUENTES QUE PRODUCEN ESCALOFRIOS



Parece simple pero cuando los ves de lejos el no das crédito a la visión; a medida que te acercas a ellos el corazón arranca como un fórmula uno y los labios soplan como una turbina a reacción. Una vez en ellos, las piernas entran en estado de temblor radical y sientes que cualquier titubeo representa el final, abajo te espera la nada.

Hablo de puentes, si de puentes, de puentes que acojonan, que te agarran las partes y te las trituran como una Thermomix; parece una exageración pero a ver quien es el guapo que se atreve a pasar por eses puentes como aquel que cruza el puente de la autopista hacia su casa. El simple hecho de estar suspendido en medio de la nada con el infierno abajo, es suficiente adrenalina y miedo como para cristalizarte los nervios y convertirlos en añicos.

Los puentes tienen la función de ayudarnos a cruzar ríos, fosos o acantilados. Sin embargo, hay algunos que no son aptos para aprensivos: sólo cruzarlos se convierte en una aventura en sí misma y una posible entrada en el mundo de los muertos.Imagina estar suspendido cientos de metros en el aire, por encima de rocas o de un río embravecido, todo lo que te mantiene suspendido en el aire es tan solo una serie de tablas de madera, una cuerda tensa y tu equilibrio. Imagina que sopla el viento y el puente zigzaguea de un lado a otro; te agarras donde puedes y el final del puente lo ves lejano e imposible. Te preparas para el desastre: si la cuerda cede o si el pie se desliza entonces la muerte parece inevitable, pero mientras tanto estás paralizado.

Tener miedo a las alturas podría ser un temor debilitante pero estos puentes aterradores son suficientes para inspirar vértigo a cualquiera que se atreve con ellos. Pero sin cruzar nunca se llega al otro lado, asi que toma aire, abre bien los ojos y comienza a caminar. Estos son los puentes más peligrosos del mundo.


Mata de Montenegro, Costa Rica: está hecho con pedazos de madera y cuerdas. Tiene todos los atractivos de un bosque tropical a tus pies.


Huangshan, China: un puente que conecta algunas de las montañas Huangshan en el sur de China, es un importante destino turístico en el país. La montaña local, que fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.


Carrick-a-Rede, Irlanda del Norte: los pescadores de salmón dicen que lo han estado construyendo y reconstruyendo durante más de 350 años. Actualmente, es visitado por los turistas que desean un contacto más cercano con la naturaleza.


Sky Langkawi, Malasia: para llegar al puente, que es una atracción turística, hay que subir en teleférico, ya que está a 2.000 metros del nivel del mar. Al llegar a la cima se tiene una vista impresionante de las montañas y el mar en la región.



Montaña Daedunsan Suspensión, Corea del Sur: para cruzar el puente y llegar al otro extremo hay que subir escaleras y no caminar en línea recta. Además, la construcción es muy estrecha.


Trift, Suiza: fue construido cuando los glaciares se derritieron. Cruzarlo nos asegura una descarga de adrenalina. Es un puente peatonal que se construyó en 2004 para poder acceder a una cabaña aislada por un glaciar situado en los Alpes suizos. La impresión es brutal, sobre todo hasta 2009, año en el que tuvieron el detalle de colocar un pasamanos. El puente está a 99 metros de altura.


Colgante de Ghasa, Nepal: fue construido para evitar el aumento del tráfico de animales en el lugar y para que los turistas que pasan por allí puedan verlos más a menudo. En la actualidad es utilizado por los pobladores locales y los protectores de la fauna.


U-Bein, Mianmar: con una estructura precaria, el material con el que está hecho fue extraído de un antiguo palacio de la región.



Kawarau, Nueva Zelanda: Un poco más moderno que los anteriores, este puente hace las delicias de los aficionados al 'puenting'.



El Puente Viviente, India: el puente tiene 100 años y mide 53 pies, se hace de las propias raíces vivas de los árboles. El puente fue construido durante un período de 20 años mediante la manipulación de las raíces vivas de un árbol de Banyan con el fin de entrelazar y extenderlas hasta que fueron capaces de soportar la carga de un ser humano.


El Puente de Cuerda, Perú: Si no te gusta la idea de sufrir una caída terrible y sentir que nada te sostiene en el aire, este puente de cuerda en suspensión, llamado Keshwa Chaca, se ha construyó siguiendo un método Inca. El puente se vuelve a reconstruir una vez al año.



Puente colgante de Capilano, Canadá: fue construido en 1889. Se encuentra a 230 metros sobre el río Capilano y se extiende por 450 metros de ancho. Recientemente, el puente estuvo temporalmente fuera de servicio cuando un abeto Douglas, de 46 toneladas de peso, cayó sobre él durante una severa tormenta de nieve. En otro accidente un adolescente murió al caer desde un mirador cercano.


Kotmale Oya, Sri Lanka: Con tablas sueltas e inestable, este puente de Sri Lanka ofrece un paso inseguro sobre el caudaloso río Kotmale Oya. Al pasar por el, mejor mirar tus pies porque un resbalón supone caer sobre las afiladas rocas que cubren el lecho del río.


Sarawak, Borneo: ¿alguna vez has imaginado caminar por una caña de bambú? Caer a través del puente, es muy fácil ya que el puente se balancea de lado a lado. El puente es sólo lo suficientemente fuerte como para sostener dos personas a la vez, y está hecho de los tallos de bambú atados con cuerdas y cables.


Río Braldu Crossing, Pakistán: Si no te gusta la idea de un puente de cuerda o de un puente de bambú, entonces probablemente este te parecerá atroz. Pasa por encima de las furiosas aguas del rio Baldru, que ofrecen una experiencia realmente aterradora. Se encuentra en el norte de Pakistán y hecho de vides entrelazadas, el puente fue reemplazado con un puente de cable, construido para permitir la construcción de una nueva escuela.


Río Hunza, Pakistán: este puente, que cruza el río Hunza, es quizás uno de las más aterradores del mundo entero. Si te fallan los pies entre los tablones escsamente colocados o sin ellos en los lados, no hay nada para detener la caída al vacío. El puente está situado cerca del pueblo de Hussaini en el norte de Pakistán, y el paso a través de él, dice que en los días de viento, pone los pelos de punta. Así como desconcertante es el puente en ruinas que se encuentra paralelo al actualmente en uso. El puente original fue casi destruido por la inundación que afectó a Pakistán en mayo de 2010, uno de los peores desastres naturales del país. Ahora el puente original se mantiene, literalmente pendiendo de un hilo, mientras que los viajeros pasan por el puente nuevo igualmente destartalado que lo bordea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario