sábado, junio 09, 2012

SIDA, ¿CIENCIA O NEGOCIO? UNA VISIÓN DISTINTA



Cuando uno se encuentra ante el Sida cabe preguntarse muchas cosas, demasiadas quizá, y tal vez tal, sabiendo cómo está construido el mundo y cómo funciona, no es de extrañar, pues, que se haya generado una farsa más para cubrir los lucrativos intereses que siempre yacen ocultos en el dinamismo de la vida política y económica de los grandes grupos de poder internacionales. ¿Hay que dar por cierto todo aquello que afirma la ciencia oficial?

Desgraciadamente y viendo como están las cosas en nuestra maltrecha sociedad, hoy en día cabe dudar de todo, y más si viene orquestado desde la cima de los mercados y de los politiqueos mundiales o de ciertos personajes iluminados de pseudociencia. No cabe duda de que los dirigentes de este cotarro, tienen consignas y medios muy claros, capaces de hacer girar el sentido de la vida hacia un lado u otro. Somos muy manipulables y siempre estamos sujetos a unos hilos invisibles que nos dirigen según un guión determinado. La creación, diseminación, y control de las enfermedades, es un negocio multimillonario, que, además, supone ventajas extras, como el reequilibrio demográfico, la supresión de colectivos no deseados y un enriquecimiento brutal hacia los países y organismos que las gestionan. El caso más reciente es el de la famosa Gripe A que, de repente, tras unos meses de alarma internacional, su amenaza desapareció misteriosamente como si nunca hubiera existido, pero dejando sin embargo, multimillonarios beneficios con la venta de la supuesta vacuna Tamiflu de la compañía farmacéutica norteamericana GILEAD SCIENCES INC., cuyo principal accionista era nada menos que Ronald Rumsfeld, el cerebro de la guerra contra Irak. La ciencia oficial muchas veces está en manos de quien la financia.

De la misma manera ocurre con tantas miles de enfermedades que se propagan por el mundo, especialmente, por Asia y África, verdaderos campos de pruebas de gérmenes y fármacos creados desde los mismísimos laboratorios de los más potentes trusts farmacéuticos. El control de la alimentación es otra de las vertientes que el poder maneja para sus oscuros fines. Así pues, enfermedad y alimentación, son dos poderosísimas armas que, en manos de grupos sin escrúpulos, pueden llegar a convertirse en devastadoras y terribles armas de destrucción masiva. Un simple virus, hábilmente creado, modificado y esparcido, es una forma simple y económica de debilitar o suprimir la amenaza de un país, evitando los enormes costes que supone un conflicto armado tradicional. Estas tácticas ya fueron usadas antiguamente por ciertos ejércitos para conquistar emplazamientos o reinos difíciles de doblegar.

El supuesto virus del Sida no escapa a esa posible alternativa. De hecho, a pesar de tantísimos esfuerzos realizados y del enorme tiempo invertido, cabría preguntarse, ¿por qué los científicos siguen aun dudando de la existencia del virus VIH? ¿Ha sido aislado el virus VIH? ¿De dónde proceden entonces las fotos del virus VIH que nos muestran en los mass media e informes científicos?

Cuando se habla de científicos que dudan se hace referencia a aquellos profesionales de la ciencia que se plantean las preguntas lógicas ante los problemas y buscan respuestas basadas en pruebas científicas reales, independiente de quien reciben su paga mensual a cambio de hacer “investigaciones sobre el VIH”. De momento nadie hasta la fecha ha visto al VIH, ni en los enfermos, ni en ningún otro lado, es decir, no tenemos ninguna prueba o evidencia de su existencia. No existe ni una simple fotografía del supuesto virus VIH al microscopio electrónico tomada de la sangre de ningún ser humano. Este hecho fue reconocido hace años en la Conferencia Internacional de Sida de Ginebra por el Dr. Ho, uno de los máximos expertos mundiales del VIH.

Stefan Lanka es un virólogo alemán que disiente completamente de la versión oficial sobre el Sida, ya que niega la existencia del virus VIH, el presunto causante de la enfermedad. Lanka, biólogo molecular y doctorado en virología por la Universidad de Constanza sostiene que el virus en cuestión nunca ha sido aislado, que los tests que se utilizan para detectar los seropositivos se han elaborado a partir de una información errónea y que los tratamientos que se aplican a los enfermos son un veneno. Muchísimos científicos de todo el mundo opinan de forma divergente a las tesis oficiales afirmando que el VIH como tal no existe y que la enfermedad del Sida es totalmente curable.
 
El hecho de eno poder aislar el virus o tomarle una foto sería algo comprensible en el pasado, pero no en los tiempos actuales, con una tecnología tal que permite desde tomar fotos de la superficie de Marte hasta vislumbrar las diminutas partículas subatómicas. A eso se deben añadir los cientos de investigadores con enormes medios y presupuestos millonarios que llevan muchos años “investigando” en el VIH, pero que después de más de 25 años no han conseguido una sola foto del virus, cuando virus menos interesantes son encontrados y fotografiados de modo rutinario por equipos científicos con menos medios que los destinados al VIH. Todos hemos visto sin embargo fotos que nos dicen que son del virus VIH, pero se oculta el hecho de que esas fotos no están tomadas a partir de la sangre o tejidos de los enfermos. Esas fotos muestran una especie de partículas que se producen única y exclusivamente en laboratorio bajo ciertas circunstancias especiales, dicho de otra forma, esas partículas son el resultado de lo que les pasa a unas células anormales en circunstancias anormales, lo que tiene muy poco que ver con lo que sucede en el cuerpo humano. 

KarlFM.-

 VIDEOS
Agradecimientos a youtube.com





>




No hay comentarios:

Publicar un comentario