martes, febrero 14, 2012

¿SON LOS HUMANOS HIPERSEXUALES?


La infidelidad forma parte de las relaciones de pareja, pero ¿por qué hay gente más infiel que otra? ¿Por qué la pasión sexual se atenúa con el paso del tiempo? ¿La monogamia es normal? Quizás explorando el origen de la sexualidad humana podamos hallar alguna pista que explique nuestro comportamiento sexual. Desde los tiempos de Darwin, nos han contando que nuestra especie tiende naturalmente a la monogamia sexual. Tanto la ortodoxia científica como las instituciones religiosas y culturales mantienen que hombres y mujeres hemos evolucionado en familias en las que los unos intercambiaban sus posesiones y su protección por la fertilidad y fidelidad de las otras. Pero este discurso se desmorona. Cada día se casan menos parejas, y los índices de divorcio aumentan sin cesar, mientras el adulterio y la disminución del deseo hacen naufragar incluso matrimonios en apariencia sólidos.

La tesis central de los psicólogos Christopher Ryan y Cacilda Jethá, autores del libro "En el principio era el sexo. Los orígenes de la sexualidad moderna. Cómo nos emparejamos y por qué nos separamos" es que los seres humanos evolucionamos en su día en grupos igualitaristas que compartían la comida, el cuidado de los niños y, a menudo, las parejas sexuales. Entretejiendo indicios convergentes —obviados habitualmente— que nos ofrecen la antropología, la arqueología, la primatología, la anatomía y la psicología sexual, los autores ponen de manifiesto lo lejos que está la monogamia de formar parte de la naturaleza humana. Sin lugar a dudas se trata de un libro excelente que siguiendo la tradición de la mejor literatura histórica y científica, da la vuelta con insolencia a postulados injustificados y a conclusiones sin fundamento, ofreciendo a cambio una forma revolucionaria de entender por qué vivimos y amamos como lo hacemos.




Christopher Ryan se licenció en Literatura Inglesa y Americana por la Hobart College en 1984 y se doctoró en Psicología por la Saybrook University veinte años más tarde. Ryan ha dedicado la mayor parte de su tiempo a viajar alrededor del mundo y ha vivido y trabajado en diversos países. Basándose en su experiencia de la multiculturalidad, Ryan centró su investigación en tratar de diferenciar lo cultural de lo universal en el comportamiento humano. Su tesis doctoral analiza la raíces prehistóricas de la sexualidad humana y fue dirigida por el renombrado investigador Stanley Krippner. Residente en Barcelona desde mediados de la década de los 90 ha sido lector en la Universidad de Barcelona y asesor en varios hospitales. En la actualidad ofrece conferencias alrededor del mundo y colabora en varias revistas, tanto especializadas como para el gran público. Cacilda Jethá ejerce la psiquiatría. Vive en Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario