lunes, diciembre 19, 2011

SIGNE VILSTRUP, PHOTOGRAPHY OF HIGH STANDING



Lo maravilloso de la fotografía es que siempre tiene, si sabes buscar, la capacidad de sorprender los sentidos y la cabeza, incluso, en algunas ocasiones, es capaz de revolucionar completamente el metabolismo personal y profesional. Y es que gracias a esa fuerza regeneradora del arte, surgen, de vez en cuando, entidades que, por sus características personales y artísticas, trasforman el mundo en una belleza capaz de unir, en un espacio-tiempo y en una sola persona, la conjunción de todo un cúmulo de cualidades casi divinas; me refiero a Signe Vilstrup, un artista y fotógrafo danés que realmente deja maravillado a cualquiera que se precie a observarlo.

No hay lugar a  dudas de que trata de un fotógrafo que tiene el don mágico de la creación sublime, entendida ésta en toda su amplitud como palabra y calidad de altos vuelos, a lo que debe añadirse la exquisitez de los detalles, la técnica sibarita, la variedad de estilos, la brillantez conceptual y la sensibilidad para dar distintas formas a lo sutil, a la fragilidad y a lo sensual más candente. Sus modelos parecen diluirse como el aroma de las esencias, algunas parecen muñecas de porcelana, seres que parecen romperse porque oscilan en el límite de las proporciones, otras, a pesar de su enérgica fragilidad, desprenden una potente fuerza sensual que sacude violentamente toda posible armonización de los sentidos más instintivos. El dominio del encuadre es total, la iluminación es propia de un maestro de las luces y la definición de la idea, los detalles, el estilismo así como el posicionamiento expresivo de las modelos, edifican una sinfonía que baila aristocráticamente en las alturas del olimpo artístico.

KarlFM.-
















































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario