viernes, noviembre 18, 2005

EL MITO DE SISIFO O LA FUERZA DE LA RECONSTRUCCION


Sísifo es el más astuto de los mortales. Son muchos los episodios que se cuentan de él, siendo el más famoso cuando Zeus irritado lo envía al genio de la muerte, Tánato, al que Sísifo encadena y ningún hombre muere durante un largo período de tiempo, hasta que Zeus interviene y Sísifo es condenado. Antes de morir elabora una argucia para engañar a Hades y logra escapar del infierno, viviendo muchos años más. Posteriormente es condenado a un trabajo absurdo. Debe subir una enorme roca a la cima de una montaña y una vez que lo logra, la piedra rueda nuevamente hacia la falda de la montaña y Sísifo debe bajar a buscarla, para de nuevo emprender el esfuerzo de subirla. Dando ejemplo de cómo se debe comenzar una y otra vez, a pesar de todo.

Volver a empezar después de una pérdida —ya sea íntima, material— de un ser amado o una destrucción total, deja sentir la necesidad de cerrar los ojos y olvidar. Pero la vida sigue y los seres humanos se reorganizan y reconstruyen a sí mismos.

El impulso inicial de vida lo suelen dar los niños: ellos son los primeros en empezar a jugar y gritar que quieren vivir, en ponerse en movimiento aunque las cicatrices y los recuerdos que llevan no los dejarán jamás, recuperan su existencia en las circunstancias en las que se hallan, empujan a los mayores a seguirlos y entre todos retoman su roca y vuelven a subirla.

Sísifo es el más astuto de los mortales y el menos escrupuloso. Era Hijo de Eolo y pertenece a la estirpe de Deucalión. Fundador de Corinto, que se llamaba entonces Efira, a veces es considerado también como el sucesor de Medea, de quién recibió el poder cuando ésta tuvo que abandonar precipitadamente la ciudad. La leyenda de Sísifo comprende varios episodios, cada uno de los cuales es la historia de una astucia.

Somos una especie que surge a pesar del inmenso dolor que representa la muerte de los seres queridos, la destrucción del patrimonio formado a través de toda la vida y son innumerables los ejemplos de personas que logran seguir después de perder la vista, el movimiento y se enfrentan a la invalidez y a una existencia diferente.

Así mismo, son muchos los ejemplos de sociedades que tras una guerra, un terremoto, un incendio o, como en este caso, un tsunami, vuelven a rehacerse. ¿Se debe a un instinto de supervivencia? ¿Qué fuerza interior tienen o resurge en esos momentos? ¿Cómo impulsa la vida a seguir adelante?

Esta circunstancia y fase de revivir o, como dicen los sociólogos modernos, de reconstrucción, ha preocupado al ser humano siempre. Desde la antigüedad el tema estaba en el inconsciente colectivo. De ahí surge el mito de Sísifo y ningún otro puede ejemplificar con mayor profundidad lo que vive un ser humano enfrentado a su dolor.

Karlfm

2 comentarios:

  1. Me gusta tu blog, es muy interesante, no se ven así.
    Me iré pasando por aquí.
    Te importa si pongo tu dirección en mi space?
    Contestame en el mío, ok?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu mensaje, me alegra saber que te gusta mi blog. No te respondí antes porque no habia visto tus palabras. Saludos.

    Tu espacio no está localizable.

    ResponderEliminar