lunes, diciembre 10, 2007

ETERNAMENTE JOVEN PARA VIVIR MADURAMENTE CON SENTIDO

"Sería aburrido ser Dios,
y no tener nada más que descubrir"
(Stephen Hawking)

Existen muchas cosas que se convierten en mitos o referencias a medida de que uno va pasando por la vida; sin embargo, cuando eres joven y decides romper lazos para construir tu propia identidad, independencia y libertad, te abres al mundo para conocer su esencia en vivo. La educación, el país, las amistades, la música, los viajes, las experiencias, las lecturas, es decir, los íconos culturales y formativos te marcan una guía que te ayudan a crecer como individuo.

Todos tenemos nuestra época de tránsito y crecimiento, nuestro bagaje de vivencias. Los míos fueron años inolvidables, puede ser que me formé en un hogar equilibrado, por suerte, buenos padres, bella infancia, una adolescencia intensa, un juventud fogosa y creativa, estudios, una madurez de contrastes y cambios estimulantes, etc, pero mo voy a contar mi vida sino a centrarme en una de esas etapas especiales en el tiempo y que a su vez sirva de pretexto para hablar de la misma, una juventud como forma de vida y que cada cual vive según sus circunstancias, temperamento, inquietudes e influencias.

Mi adolescencia y juventud estuvieron marcados por algo dificil de olvidar: la cultura de aquellos tiempos, la familia, las amistades y los movimientos rebeldes de la época. Vivir en un mundo gris donde el fascismo dictaba la vida de las personas obligaba a los jóvenes a soñar con algo distinto. Tuve la suerte de vivir en una época donde la represión forzó las actitudes del cambio. Fueron años donde estuve influenciado por la eclosión Beatles y posteriormente por la filosofía hippie; ámbas zonas del tiempo que fueron muy ricas, llenas de estímulos, motivos, aprendizajes y, sobretodo, marcada por los viajes a los países de Europa Occidental, esa anhelada y libre Europa donde podias ver y aprender como era la vida lejos de las gorras grises, las pelotas de goma y el Caudillo de la llamada España Azul.

En España todo estaba prohibido y todo era pecado. Por ejemplo, las letras extranjeras de las canciones se traducian para no despertar inclinaciones ni pensamientos contrarios al sistema, besar una chica en la calle era síntoma de escándalo público, y en las escuelas teniamos una asignatura obligatoria llamada Formación del Espíritu Nacional donde nos inculcaban las doctrinas del Régimen. Todo lo catalán estaba mutilado. Cualquier joven de hoy en dia se volvería loco de revivir esa oscura etapa. Sin embargo, los adolescentes y jóvenes conseguíamos divertirnos y acceder a cosas que estaban censuradas. Nos buscábamos la vida como diría el popular argot callejero.

Todavia recuerdo los días 2 y 3 de julio de 1965, los Beatles actuaron por primera y última vez en España. Dieron dos únicos conciertos, uno en la Plaza de Toros Monumental de Barcelona y el otro en Las Ventas de Madrid. Inolvidable!! La década de los 70 fue especial porque pasaron muchisimas cosas que marcaron un hito en la Historia: The Beatles se separaron poco después de grabar su ultimo disco Let it Be, se murieron, entre otros, Aristóteles Onassis (1975) y su hijo Alexander (1973), Carrero Blanco (1973, asesinado por ETA), Francisco Franco (1975), María Callas (1977), Elvis Presley (1977), Cecilia (1976), Oscar Romero (Obispo y martir) y los Papas Pablo VI (1978) y Juan Pablo I (1978); Augusto Pichochet (1973) lideró un golpe de estado que derrocó al gobierno constitucional del socialista Salvador Allende, Janis Joplin y Jimi Hendrix murieron por sobredosis de drogas, los disturbios universitarios provocan el cierre de las universidades españolas, ETA realiza su primer secuestro y el Regimen Franquista inicia el célebre Proceso de Burgos (1970) en el que se sentencia a muerte 7 presos de ETA, muere Charles De Gaulle (ex-Presidente de Francia), estalla el escándalo Watergate que lleva al Presidente Richard Nixon a su retirada del gobierno de los EEUU; cuando todo esto pasaba y más, yo tenía 16 años, y vivia una etapa que fue crucial en la formación de mi personalidad y futura tendencia en la vida; era rebelde, me dejaba el pelo largo, vestía pantalones tejanos, acampanados, camisas Mao estilo Hendrix o camisetas Jim Morrisson, Chilabas, gafitas oscuras a lo John Lennon y, como todos los jóvenes de entonces, leía a Walt Whitman, Hermann Hesse, Alan Watts, Kahlil Gibran, The Beat Generation, Erich Fromm, Herbert marcuse, Karl Marx, entre otros.

En aquéllos tiempos intuía que algo grande y noble se estaba desarrollando entre la juventud a mi alrededor; la camaradería entre nosotros era proverbial, entablábamos conversaciones profundas sin conocernos, chapurreando varios idiomas, compartíamos todo tipo de experiencias, discurríamos sobre el sentido de la vida, que la hallábamos bellísima, y, por las noches, cuando estábamos de viajes antes de introducirnos en nuestros sacos de dormir sobre los jardines del Hyde Park en Londres o del Vondelpark de Ámsterdam, siempre había quien interpretaba con su guitarra a Joan Baez, Dylan, The Mamas & The Papas, o el tema “Beautiful People”, de Melanie, dedicado a los hippies. Que tiempos aquéllos, algo que jamás volverá.

También se fumaba hojas, tallos y flores de la planta del cáñamo, marihuana, no como se fuma hoy en dia, sino de manera distinta, para crear, hermanarse, ver la vida de otra manera. Teníamos ideología, un motivo para luchar, para vivir, queríamos cambiar el mundo y casi lo conseguimos. Nunca jamás en todo el mundo ha habido un movimiento tan grande y profundo como los hippies. En el mundo se cocian muchas rebeldias, la juventud era contestataria, rebelde con causa; en todas partes había oposición activa al sistema, no como ahora. El sistema estaba acojonado. En Francia los jóvenes se manifestaban por las calles de París tras el Mayo del 68 (yo tenia 14 años); en EEUU se gestaba resistencias por Vietnam, en España por la represión, en Catalunya por la libertad y la recuperación de sus derechos mutilados, etc, en todas partes había dinámica de lucha y la auto conciencia del cambio germinaba en creaciones de todo tipo.

Sinceramente, a pesar de toda la represion existente, fue una época dorada. Una época que, a pesar de ser rebelde siempre supe mantener mi serenidad interior como el pájaro que vuela y se sumerge en el agua para pescar algún pez y remonta inmediatamente el vuelo sin mojarse las plumas. Por ello seleccionaba la compañía y siempre procuraba unirme a los adolescentes más inquietos pero sanos, con lo cuales hacia planes para viajar por tierras europeas, realizando escalas en la isla de Ibiza, Cadaqués, auténticos paraísos de la revolución hippie. Todos aspirabámos a alcanzar el Nirvana que, según la terminología de moda, significaba “encontrarse a sí mismos”, ser “libres”, “realizarse”, y obtener la “iluminación”, como los Yoguis de la India.

Tras una vida viajera parecida a un cuento, en el año 2003 pude proclamar haber visitado gran variedad de países de Europa. A lo largo de esos siete viajes en busca de conocimientos me vi involucrado en un sinfín de aventuras que lograron darme una parte de esa visión global tan necesaria para aprender a vivir con cierto equilibrio y sensatez. Yo me pregunto ¿por qué hay tantos jóvenes que no se extasían por cosas como viajar, aprender, reflexionar, crear?. Estos jóvenes se están perdiendo parte de la vida, sino la casi totalidad de la misma, el admirar nuestro apasionante planeta y el contacto con pueblos de costumbres sorprendentes, leer libros que abren los ojos y engendran sensaciones únicas, reflexionar sobre las cosas que nos envuelven, sobre la sociedad que vivimos tan inmaduramente, todo ello les haría tener una concepción más amplia de la vida y les transformaría la mentalidad al reconocer la magnificencia del mundo, las leyes que lo rigen y su infinita pequeñez física en él, y tal vez ello les motivaría para elevar su ser inquiriéndose sobre el sentido de sus existencias. He sido joven y sigo siendolo a pesar de mis 53 años, y espero serlo siempre hasta que me despida de este mundo. Mi consejo es mantener la juventud como dogma de vida, como filosofia y metodologia, como conducta, sin perder las ilusiones y con gran capacidad de cambio y adaptación al mismo; la vida es larga y da muchas vueltas; hoy estás en un sitio y mañana en el contrario. Como la vida es algo muy simple pero que se convierte en muy compleja cuando es manejada por los seres humanos, no hay mas remedio que aprender a sobrevivir y a mantenerse joven para que las fuerzas e ilusiones no mueran. Pero bien .... ¿qué significa ser joven?

En la juventud existen graves problemas, pero también la juventud tiene grandes respuestas.

Ser joven significa empezar a vivir la vida con intensidad, ilusión y deseos de cambio porque los jóvenes son la parte más cambiante de una sociedad que aismismo cambia tmbién, por lo que con facilidad lo que decimos hoy puede que no sirva mañana. Los que ahora son adultos alguna vez lo fueron. Después de algún tiempo algunas personas empiezan a canear debido al transcurrir de los años, a las enfermedades y los problemas que los afligen -que nunca faltan-. Pero si mantienen su corazón lleno de aspiraciones, no podrán dejar de ser jóvenes. La juventud es como un gran don que perdura durante toda nuestra existencia si sabemos mantenerla.

Hace poco leí en un blog llamado "Huella Juvenil" una síntesis brillante de lo que significa la juventud en si misma. "Ser joven es ser dueños de nuestra vida, de nuestro presente y estar dispuestos a desafiar nuestro porvenir; buscar incansablemente la realización de nuestro ser y entregar la vida para hacernos a nosotros mismos; tener el valor de realizar nuestro ser a pesar de las circunstancias, los críticos y los escépticos; abrirnos nuevos caminos, aventurarnos con audacia a probar lo nunca antes intentado; ser libre, dirigiendo nuestra vida al porvenir por nostros elegido y asumiendo la responsabilidad de nuestras decisiones; levantarse ante cada adversidad con un espiritú indomable, aprendiendo de nuestros fracasos, jamás dándonos por vencidos, luchando hasta alcanzar la cima anhelada; ser joven es, en definitiva, buscar nuevos desafíos y enfrentarnos a retos extraordinarios con tal entusiasmo que, los más intricados obstáculos sean afrontados con una férrea disciplina, con una determinación absoluta y con una sonrisa en los labios." (Luis Enrique Hilario Esteban, Perú).

La juventud es un proceso de emancipación y autonomía con respecto al mundo familiar y al mundo del trabajo, un proceso de construcción personal y social. Las condiciones en las que éste se produzca condicionan las formas de ser joven. Esas condiciones han cambiado en los últimos años y los procesos se han hecho más lentos y complejos. De cuando yo fui joven, cronologicamente hablando ya que interiormentesigo siendolo, muchas cosas han cambiado, nada es parecido con lo que vivir en mit tiempos anteriores. Sin embargo, creo que existen unos patrones que nunca deben no deberían cambiar porque cuando lo hacen el ser humano muere y envejece rapirdamente. Leámos las sabias palabras de Samuel Ullman:

"la juventud no es un período de la vida, ella es un estado del espíritu, un efecto de la voluntad, una cualidad de la imaginación, una intensidad emotiva, una victoria del coraje sobre la timidez, del gusto de la aventura sobre el amor del confort. No se convierte uno en viejo por haber vivido un cierto número de años: se vuelve uno viejo cuando ha desistido de su ideal. Los años arrugan la piel; renunciar al propio ideal arruga el alma. Las preocupaciones, las dudas, los temores y las desesperanzas son los enemigos que, lentamente, nos hacen inclinarnos hacia la tierra y convertirnos en polvo antes de la muerte" ...

... "Joven es aquel que se extraña y se maravilla. Él pregunta como el niño insaciable: ¿y después? Él desafía los acontecimientos y encuentra alegría en el juego de la vida. Eres tan joven como tu fe. Tan viejo como tu duda. Tan joven como tu confianza en ti mismo. Tan joven como tu esperanza. Tan viejo como tu abatimiento. Permanecerás joven mientras permanezcas receptivo. Receptivo a lo que es bello, bueno y grande. Receptivo a los mensajes de la naturaleza, del hombre y del infinito. Si un día tu corazón fuera mordido por el pesimismo y minado por el cinismo, que Dios se apiade de tu alma de viejo, porque entonces si habrás envejecido aunque sólo tengas 20 años. Pero mientras tus antenas sigan en alto, dispuestas a captar las ondas del optimismo hay esperanza de que mueras joven, aún cuando seas un octogenario."

KarlFM.-

Nota informativa: con 70 años de edad, Samuel Ullman, escribío el ensayo poetico "Juventud" que se convirtió en un lema para el general Douglas MacArthur, los japoneses encontraron en dicho poema la energía espiritual para perseguir la reconstrucción de sus propias vidas y de la de su nación.

2 comentarios:

  1. Impresionante reflexión sobre lo que significa ser joven toda una vida ... por desgracia son pocos los maduros que llegan a la vejez manteniendo su espíritu joven. Muchos jóvenes, en cambio, envejecen pronto cuando llegan a la madurez, incluso antes. Felicidades por tu escrito.

    1:28 AM

    ResponderEliminar
  2. Solo decirte que tu post es extraordinario, soy joven y su lectura me ha dado mucho que pensar ... a mi alrededor veo muchos jóvenes y maduros envejecidos; no hay nada peor para un alma viva que sentirse desmotivada. Donde veo mas problema es en los maduros que parece que se han distanciado de su parte joven.

    ResponderEliminar